El Colegio Adianez de Guaynabo, campeón defensor del torneo, venció a Sagrada Familia en la jornada del viernes. (Suministrada)

Manatí. Los dos equipos que disputaron la última final masculina de la Copa de Voleibol Escolar El Nuevo Día, adelantaron su revancha este año.

Adianez, campeón de la Copa en el 2016 y el Colegio San José de Río Piedras, se verán las caras este sábado en el plato principal de la tercera fecha del torneo, que se lleva a cabo en el Coliseo Juan Aubín Cruz, de esta ciudad.

La Tropa Naranja inició con el pie derecho la jornada del viernes, al apuntarse triunfos por el mínimo de parciales sobre el Colegio Sagrada Familia de Corozal (25-16 y 27-25) y Cristian Military Academy (25-17 y 25-14), pero en el tercer compromiso de la noche tuvo que emplearse al máximo para dejar en el camino al Colegio Sagrado Corazón en un emocionante partido que se extendió a tres luchados parciales, 25-23, 20-25 y 15-13.

Ser los campeones defensores de la Copa de Voleibol Escolar El Nuevo Día no es una garantía de éxito para el colegio Adianez. Y el primero en reconocerlo es su entrenador, José “Jossie” Plaza.

“Yo te diría que la Copa está más nivelada que en el 2016. Hay muchos equipos que están muy parejos, a diferencia del 2016 que estaba Adianez, Discípulos, San José y uno que otro más. Este año vemos equipos como Saint Francis, que está jugando un gran nivel, Santa Teresita y otros equipos que puede que no conozcamos bien, pero que están jugando muy bien”, comentó José “Jossie” Plaza, coach de Adianez.

San José, por su parte, arrancó el viernes con triunfo sobre Arroyo Hight, 25-8 y 25-11 y luego dejó en el camino al Colegio Ponceño, 25-15 y 25-16.

Al igual que Plaza, el piloto del Colegio San José, César Occtaviani, reconoció que será un torneo duro, pero confió en que sus muchachos logren agarrar la copa que se les escapó e las manos en la última edición.

“La competencia está a otro nivel. Este año será del que se presente aquí a tirar su mejor voleibol, porque está bien parejo” sostuvo Occtaviani.

“Este año el equipo de San José es especial porque tenemos jugadores que no están jugando su posición natural. Tomó tiempo acoplarnos, pero creo que estamos preparados”, agregó.

En otros resultados, el Colegio Santa Teresita de Naranjito, primer sembrado en el torneo, no tuvo muchos contratiempos para adelantar de siguiente ronda en la rama al superar a la escuela Luis Muñoz Rivera de Utuado, 25-13 y 25-16 y a Notre Dame.

Mientras, Saint Francis, otro de los candidatos a disputar un espacio en la final, superó a De La Salle, San Benito y Cupeyville para apuntarse en el baile de los mejores ocho.

Por otro lado, la Academia Discípulos de Cristo despachó al Colegio Ponceño y a Arroyo High para entrar a los cuartos de final y la Bayamón Military Academy dejó atrás a Christian Military y a Sagrada Familia de Corozal.

Además del choque Adianez y San José, la jornada sabatina presentará otro duelo digno de serie final entre Discípulos de Cristo y BMA, así como Saint Francis ante Santa Teresita, y Rosabell frente a San Ignacio.

A definir los últimos cuatro en la rama femenina

Mientras, en la rama femenina, las campeonas Angels de la Academia Discípulos de Cristo se aseguraron un boleto a la semifinal al superar el viernes al Colegio San Agustín, 25-20 y 25-11.

Discípulos enfrentará el sábado al ganador entre Piaget de Aguadilla y CIEM, en uno de los duelos de cuartos de final que se jugará el sábado.

Además, Saint Francis chocará ante Emadrian y San Felipe enfrentará a Colegio Ponceño para definir quién chocará con Carib de Aguadilla, que el viernes eliminó a Bayamón Military Academy.

La acción del sábado arrancha a las 10:00 a.m.


💬Ver 0 comentarios