Gaspar mencionó que presentó su renuncia porque “desde hace algún tiempo aprecio que no cuento con su confianza y apoyo, factores esenciales para la salud y bienestar del colectivo (horizontal-x3)
Gaspar mencionó que presentó su renuncia porque “desde hace algún tiempo aprecio que no cuento con su confianza y apoyo, factores esenciales para la salud y bienestar del colectivo. (Juan Luis Martínez)

El excolocador nacional Javier Gaspar renunció en la madrugada del jueves a su puesto de dirigente de la Selección de Voleibol femenino, apenas unas horas después de guiar al sexteto patrio a una medalla de bronce en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla, Colombia.

Gaspar, quien también fue integrante de la selección de los Estados Unidos, envió a Endi.com copia de su carta de renuncia mediante un mensaje por la aplicación WhatsApp tres horas después de que el combinado patrio superó a México para capturar la presea de bronce.

El exjugador le entregó su carta de renuncia al presidente de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), César Trabanco, quien se encuentra en Barranquilla. Al ser abordado por Endi.com, Gaspar contestó que su decisión es “final y firme”.

En la misiva, Gaspar mencionó que presentó su renuncia porque “desde hace algún tiempo aprecio que no cuento con su confianza y apoyo, factores esenciales para la salud y bienestar del colectivo”. Precisamente, Trabanco dijo en una entrevista justo antes del inicio de los Juegos de Barranquilla 2018 que “no se salva nadie” si la Selección no regresaba de Colombia con una medalla.

El galeno de profesión realizó la expresión luego que el sexteto patrio falló en obtener, mediante la Copa Panamericana de la Confederación Norceca, uno de los cinco puestos clasificatorios a los Juegos Panamericanos 2019 en Lima, Perú. Puerto Rico finalizó en el torneo en sexto lugar.

El campeonato, que se celebró en la República Dominicana, terminó poco menos de una semana antes del inicio de los Juegos de Barranquilla.

Desde que Gaspar entró al equipo femenino, la Selección ganó bronce en la Copa Panamericana de 2017, medalla de plata en el Campeonato Continental Norceca y un sexto lugar en la segunda división del desaparecido World Grand Prix de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB).

Gaspar continuó y expandió el proceso de recambio en la Selección que comenzó el exdirigente nacional Juan Carlos Núñez dentro del equipo luego que cinco de las seis jugadoras del cuadro titular en los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, Brasil, anunciaron su retiro internacional. Las voleibolistas que se retiraron fueron la colocadora Vilmarie Mojica, las esquinas Yarimar Rosa y Aury Cruz, la central Alexandra Oquendo y la líbero Debora Seilhamer.

El extécnico de los campeones Mets de Guaynabo en la Liga de Voleibol Superior Masculino (LVSM) fue nombrado entrenador de la Selección femenina el 13 de noviembre de 2016, año en que Trabanco ganó las elecciones presidenciales de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV).

Gaspar, hasta ese momento, era el dirigente del Equipo Nacional masculina, pero Trabanco nombró al exolímpico Ramón “Monchito” Hernández como técnico del equipo masculino al moverlo al conjunto femenino. Hernández, de paso, renunció a su cargo como entrenador del equipo masculino el 22 de mayo de este año.

La Selección todavía tiene pendiente participar en el Campeonato Mundial de la FIVB, con sede en Japón, que se llevará a cabo del 29 de septiembre al 20 de octubre.

 A continuación reproducimos la carta de renuncia de Gaspar:

“Señor presidente,

Por medio de esta carta acepte usted mi renuncia como dirigente del Equipo Nacional Femenino de Voleibol de Puerto Rico, con efectividad inmediata.

No podré continuar con mis responsabilidades al frente del programa nacional puesto que desde hace algún tiempo aprecio que no cuento con su confianza y apoyo, factores esenciales para la salud y bienestar del colectivo.

Debo mencionar que no se ha tenido el tiempo ni los recursos para permitir que el equipo madure y evolucione, exigiéndosele un nivel de madurez por encima del desarrollo que se les provee. Mantengo mi filosofía de regeneración intacta y observo que los métodos utilizados no se ajustan a sus expectativas como presidente, aun cuando el plan de trabajo se ha ejecutado según lo acordado.

Agradezco la oportunidad que se me brindó para trabajar con este grupo de talentosas jugadoras y de haber sido parte de su desarrollo durante el tiempo compartido. Ha sido un honor y un orgullo el haber representado a nuestro país a través de este gran deporte, el cual nos ha dado tanto.

El haber sido parte de este proceso de restructuración del Programa Nacional Femenino me llena de satisfacción y me retiro con la certeza de que las chicas seguirán dando lo mejor de sí.

Me reitero a su disposición durante el proceso de transición. Le deseo a usted y a su equipo de trabajo el mayor de los éxitos en este proyecto. Siempre contará con mi apoyo en las causas que tengamos en común”.


💬Ver 0 comentarios