Los Mets de Guaynabo lidiaron con la lesión que sufrió Jean Carlos Ortiz (izq.) y la integración tardía de Sequiel Sánchez, a la derecha. (Ramón “Tonito” Zayas)

Más allá de la satisfacción de haber ganado un cuarto campeonato al hilo en la Liga de Voleibol Superior Masculino (LVSM), los Mets de Guaynabo sienten que la corona de este año tiene un sabor especial por todos los obstáculos que tuvieron que superar.

Así lo expresó el dirigente de ese sexteto, Luis Aponte, al enumerar las lesiones que sufrieron sus jugadores.

“Este campeonato ha sido bien diferente y especial. Esta fue una temporada bien complicada para nosotros”, apuntó Aponte, quien lleva los último dos años con la franquicia de Guaynabo.

El primer inconveniente que mencionó Aponte fue que comenzaron a entrenar dos semanas antes de que empezara el torneo. También tuvieron que manejar que Ezequiel Cruz se reportara un mes más tarde, mientras el capitán Sequiel Sánchez tampoco estuvo desde el principio.

 A eso se le sumaron las lesiones de Jean Carlos Ortiz, Enrique Escalante, Steven Morales y Ramón Burgos. Por último, Maurice Torres dejó el equipo por compromisos en la liga japonesa y Abner Cabrera hizo lo propio por obligaciones profesionales en el exterior.

“A pesar de todo eso pudimos obtener el campeonato. Por eso es bastante gratificante este año”, puntualizó el técnico, quien destacó el trabajo de los jugadores suplentes para mantenerse en la carrera.

Los Mets se alzaron con el campeonato al vencer el sábado a los Indios de Mayagüez en cinco sets. Guaynabo también ganó en las temporadas de 1976, 2013, 2015, 2016 y 2018.

Al preguntarle cuál ha sido la clave para ganar estos últimas coronas, Aponte apuntó “a la seriedad de la franquicia”.  

Inicio de una dinastía

Aponte no quiso decir si estos cuatro campeonatos seguidos convierten a Guaynabo en una dinastía. 

La verdad es que nosotros vamos cogiendo esto año a año. Si a la larga se crea una dinastía, que para bien sea y lo celebraremos. En los Mets no pensamos en eso. Cada año, nosotros tomamos esto con mucha importancia y con mucha seriedad. Si a la larga se forma, que para bien sea. Lo celebraremos”, declaró el dirigente al que ya le anunciaron que lo quieren para la próxima temporada.

Regresan las Pinkin de Corozal

Una de las franquicias más icónicas de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF), las Pinkin de Corozal, regresarán para la temporada 2020 luego que la junta de directores de ese organismo aprobara su reintegración. 

Las Pinkin han estado ausentes desde la temporada 2013, cuando quedaron subcampeonas.

El conjunto tendrá como apoderada a la ex colocadora del sexteto corozaleño, Lilibeth "Lilly" Rojas. Con el regreso de Corozal, vuelve el conjunto con más campeonatos nacionales con 17.


💬Ver 0 comentarios