(vertical-x1)
El dos veces ganador del premio al Jugador Más Valioso, el acomodador Ángel Pérez, es uno de los líderes en la plantilla de los bicampeones Mets de Guaynabo. (Teresa Canino)

Nota del editor: Segundo de siete artículos sobre los equipos que participarán en la temporada 2017 del Voleibol Superior Masculino que comenzará el 7 de septiembre.

Los bicampeones Mets de Guaynabo, participantes en las últimas cinco finales del Voleibol Superior Masculino (LVSM) y ganadores de tres anillos en dicha cantidad de tiempo, retuvieron el núcleo de jugadores que los llevó a barrer a los Caribes de San Sebastián el año pasado.

Mediante adquisiciones en el sorteo de jugadores y el retorno del opuesto Jean Carlos Ortiz, Guaynabo ya luce como el equipo a vencer en la nueva campaña y una línea para regresar a la final. Sin embargo, el técnico Javier Gaspar, como ha dicho desde que asumió las riendas del sexteto cinco años atrás, prefiere tomar las cosas paso a paso.

“Nuestra meta es subir nuestro nivel día a día. Eso de llegar a la final o campeonatos se lo dejamos a Arecibo, a Naranjito, a Mayagüez… nosotros nos enfocamos en el proceso, que es lo que nos ha funcionado porque a veces puedes jugar tu mejor voleibol y no ganar un campeonato y no necesariamente es un fracaso la temporada. Esa presión se la ponen los demás equipos”, dijo Gaspar. 

El roster de atletas de Guaynabo lee como un escogido de Todos Estrellas del voleibol, comenzando con el dos veces Jugador Más Valioso (JMV) y acomodador Ángel Pérez; el JMV del 2014, Jean Carlos Ortiz;  el cuarto mejor anotador del 2016, Ulises Maldonado;  el Jugador de Más Progreso y líder en bloqueos de la fase regular, Ramón Burgos;  el veterano central nacional Enrique Escalante, el opuesto titular del año pasado, Dimar López;  el versátil esquina Pablo Guzmán, el regreso del líbero nacional Dennis del Valle y el jugador de segundo año Roberto Pérez. 

Como si fuera poco, Guaynabo también cuenta en su roster preliminar con el joven veterano colocador Roberto ‘Randy’ Ramírez y a Gabriel Rosado (colocador de la UPR), el atacante egresado de Ball State, Edgardo Cartagena (seis pies, cinco pulgadas);  y el esquina de la Selección Sub-19, Pedro Molina. 

“Estamos extremadamente contentos que se nos diera la oportunidad de escoger a Pedro en el sorteo. Lo convoqué el verano pasado para la Selección adulta”, dijo Gaspar. 

Quieren aprovechar la estatura

Dada la estatura del conjunto, Gaspar indicó que desea mejorar el bloqueo para esta temporada, al igual que en el ataque y el servicio.

“Estamos haciendo un ajuste con lo que queremos hacer con el bloqueo. Creo que el equipo que tenemos amerita que podamos ser un poco más agresivos con lo que, usualmente, Guaynabo hace con su bloqueo. Ofensivamente podemos, no necesariamente mejorar nuestro nivel, pero ser más consistentes con algunos de los ataques que hemos hecho en las últimas cinco temporadas. Podemos mejorar en esas dos áreas este año, junto con nuestro servicio, para buscar la manera de obtener los resultados que queremos”, enfatizó Gaspar.

“Tenemos la presencia física en la malla, tenemos profundidad en cada una de las posiciones, además de Ángel tenemos a Randy y a Gabriel, que ha tenido una excelente pretemporada. En el opuesto podemos tener hasta tres, tenemos cuatro centrales; estamos satisfechos con el equipo que hemos podido montar”, añadió el también técnico de la Selección femenina.


💬Ver 0 comentarios