Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Edgardo Goas (con el número 3) participa en su cuarta liga extranjera. (Cortesía PlusLiga) (horizontal-x3)
Edgardo Goas (con el número 3) participa en su cuarta liga extranjera. (Cortesía PlusLiga)

El entrenador del club polaco Luczniczka Bydgoszcz, Jakub Bednaruk, busca cualidades específicas en los acomodadores que ficha para jugar en la PlusLiga, unode los torneos europeos más competitivos del mundo.

Después de todo, Bednaruk fue un exitoso colocador de vasta experiencia. Como entrenador ostenta un campeonato en la Serie A italiana (2008 con el club Itas Diatec Trentino), al igual de contar con dos títulos consecutivos con el Jastrzebski Wegiel (2005 a 2007).

Bednaruk estudió el desempeño del acomodador nacional y de los Capitanes de Arecibo en el Voleibol Superior Masculino (LVSM), Edgardo Goas, antes de ficharlo en mayo del año pasado. Goas posee campeonatos en Finlandia, Bielorrusia y Turquía, y aunque juega para un entrenador exigente, que le gusta tener el control de su armador, Goas, en términos generales, ha tenido mano libre para correr la ofensiva como entienda necesario.

“Él tiene la mano libre, pero por el tiempo que lo haga bien”, dijo Bednaruk en una entrevista en octubre del año pasado.

“Recuerda que es su primera experiencia en nuestra liga y que está acoplándose a jugadores nuevos. Claro está, lo analicé antes de decidir ficharlo, pero la PlusLiga puede dejar al relieve las debilidades de cualquier voleibolista. Si un jugador no tiene fortaleza mental y una buena condición física, podrá tener las mejores habilidades del mundo pero no estará en el equipo ni en la liga. Goas tiene la habilidad y, desde el primer día, vino a dar el máximo. Estamos trabajando con él y sabe exactamente lo que le pido”, añadió Bednaruk.

Blessed

A post shared by Edgardo Goas (@edgardogoas) on

Adentrados, ahora, en la segunda mitad de la temporada regular, Goas y el Luczniczka Bydgoszcz no tuvieron suerte en la primera mitad y marchan en el puesto 14 de entre 16 franquicias. Pero el voleibolista puertorriqueño se ha disfrutado al máximo la experiencia de mejorar como atleta compitiendo en una liga sumamente fuerte.

“Tenemos una sesión por la mañana en cancha, con las máquina de servicio, luego estás una hora y media en el gimnasio con pesas y entonces vamos a cancha a tirar balones una hora más. Por la tarde es la segunda sesión con una práctica completa de tres horas con juegos intraescuadra. A Jakub le gusta entrenar”, sostuvo Goas en entrevista con endi.com.

El colocador de seis pies, cinco pulgadas, dijo que se encuentra en la mejor condición física de su vida, pero que también ha elevado su fortaleza mental y su habilidad táctica, tal y como Bednaruk dijo que sucedería poco después del inicio de la temporada 2017-2018.

“La liga es fuerte, y aparte de que hay mucha estatura, la táctica es muy diferente al de las otras ligas en las que he jugado. Son bien inteligentes, estudian mucho el juego y todos los equipos tienen estadísticos a tiempo completo. Así que cuando llega el día del juego ya tienes las tendencias de todos los jugadores; estás más que preparado para cada juego porque estás toda la semana preparándote para el rival pero, del mismo modo, el rival también está haciendo lo mismo. Eso es lo que lo hace divertido y por eso es que los partidos son de tan alto nivel”, añadió el jugador nacional.

Goas equiparó los partidos en la PlusLiga a un duelo entre dos ajedrecistas experimentados.

“Hay tanta data disponible que es impresionante. Jakub es así y hablando con amigos que tengo en otros equipos, los demás clubes también son así. Todas las semanas me dan como ocho páginas con información de cada jugador del equipo al que nos enfrentaremos. Pero ellos también tienen mi información, y esas primeras semanas me tomó tiempo ajustarme a eso. Pero ya todo ha caído en su lugar”, dijo Goas.

A diferencia de su estadía en otras ligas, Goas se llevó a parte de Puerto Rico consigo pues su esposa, la voleibolista olímpica Yarimar Rosa, se encuentra en Polonia junto con la Olivia, una Dóberman de tres años que es la “hija” de la pareja.

“Polonia me ha encantado fuera de la cancha. Lo retante, al principio, fue el nivel de voleibol pues, aparte de ser impresionante, es una transición que tienes que hacer. Pero, gracias a Dios, ya pasamos esa etapa”, sostuvo Goas.

??The game I love ?? #plusliga

A post shared by Edgardo Goas (@edgardogoas) on

La competitividad es tan alta que, la semana pasada, el Luczniczka Bydgoszcz estableció varias marcas para la PlusLiga al celebrar el partido más largo (dos horas con 58 minutos) y el parcial más largo (42-40) al derrotar al Espadon Szczecin en cinco mangas de 25-20, 25-21, 18-25, 40-42 y 20-18.

“Acá los mejores seis equipos adelantan a los playoffs, mientras que los demás juegan por posiciones. Sería irreal decir que vamos a entrar entre los mejores seis, pues no tuvimos el mejor arranque en la primera mitad; la esquina brasileño no cuajó y lo cambiaron para la segunda mitad, y uno de nuestros centrales, que ha sido el mejor bloqueador por los pasados dos años, no estuvo disponible en la primera mitad por lesión, pero estamos adquiriendo terreno en la segunda mitad. La meta es terminar mejor que el año pasado (el club finalizó en el puesto 15) y podemos subir al noveno o décimo puesto”, añadió Goas.

Al tomar en consideración que Polonia es una liga con jugadores altos y físicos, Goas se ha visto en la obligación de llevar un juego ofensivo con acomodos rápidos. Inclusive, lleva un juego más rápido que el que corre con la Selección bajo el mando del técnico Ramón “Monchito” Hernández. El voleibolista entiende que esa experiencia adquirida lo ayudará una vez la Selección retome sus entrenamientos en mayo.

“Jugar en la PlusLiga, y la experiencia que he adquirido, me ayudarán un montón en el futuro con la Selección y en mi carrera, pues el nivel de bloqueo que he visto aquí, y la velocidad con la que hemos tenido que jugar, claramente me ayudará con la Selección”, sostuvo Goas.


💬Ver 0 comentarios