El esquina Pedro Molina debutará este año en el Voleibol Superior Masculino con los bicampeones Mets de Guaynabo y el técnico Javier Gaspar ya ve atributos positivos en las destrezas del joven rematador. (horizontal-x3)
El esquina Pedro Molina debutará este año en el Voleibol Superior Masculino con los bicampeones Mets de Guaynabo y el técnico Javier Gaspar ya ve atributos positivos en las destrezas del joven rematador. (Suministrada / FIVB)

El estelar exatacante nacional Héctor “Picky” Soto anunció recientemente su retiro del Voleibol Superior Masculino (LVSM), y su salida del tabloncillo ya tiene a los fanáticos en busca de la próxima estrella que llenará sus zapatos.

A juicio de los veteranos entrenadores David Alemán y Javier Gaspar, pasará mucho tiempo antes de que aparezca otro atleta con la combinación de habilidades de Soto, pero la temporada 2017 que arranca este jueves expondrá a múltiples figuras con potencial de brillar en un futuro cercano.

“Tuve la oportunidad de jugar con Picky en su tercer o cuarto año de escuela superior y te puedo decir que su capacidad física, salto y las destrezas atléticas que tenía en esa edad, ninguno de estos jóvenes las tienen, pero estos jóvenes si tienen más voleibol en sus costillas que lo que tenía Picky en esa edad”, dijo Gaspar a El Nuevo Día.

Prospectos de gran altura

Tanto Gaspar como Alemán resaltaron que la nueva temporada de la LVSM contará con la participación de jóvenes promesas que tienen muy buenas posibilidades de desarrollarse como las nuevas estrellas del voleibol masculino nacional.

En el caso de Gaspar, los bicampeones Mets de Guaynabo tendrán en sus filas al esquina de segundo año, Roberto Pérez, quien fue un jugador revelación el año pasado con los Patriotas de San Juan. También cuentan con el esquina juvenil, Pedro Molina, que viene de una sólida actuación en las selecciones de categorías menores, así como con Edgardo Cartagena.

“En Naranjito vas a tener al esquina Luis Vega que viene de jugar voleibol División III en la NCAA y que puede ser un jugador de impacto en esta liga. También tienes al colocador Luis Guillermo García en Carolina, que está entrenando con la preselección masculina”, sostuvo Gaspar.

Vega, quien jugó en Springfield College junto con García, fue uno de los atletas que Gaspar analizó detenidamente con la meta de reclutarlo para los Mets.

“Cartagena tiene una combinación atípica, porque es un jugador de seis pies, seis pulgadas, con un control de balón excelente, defiende bien y tiene la fuerza y presencia en la malla, al igual que Pedro (Molina), de seis pies, cinco pulgadas, y aunque tiene que seguir mejorando para ser más consistente en la recepción, las otras facetas del juego las domina muy bien. Viene de tener un excelente torneo en el Mundial Sub-19, donde también terminó octavo entre los mejores bloqueadores”, analizó Gaspar.

En cuanto a Pérez, se espera que el doradeño despunte aún más luego de su campaña de novato en el 2016 en la que se ganó un puesto en el cuadro titular de una escuadra capitalina sumida en lesiones.

Arecibo apuesta a Christian Encarnación

Entretanto, Alemán, dirigente de los Capitanes de Arecibo, resaltó las cualidades de Christian Encarnación, quien se desempeñará como jugador esquina en su sexteto. Encarnación p articipará en su segunda temporada en la LVSM tras ver acción limitada en el 2016 con los Plataneros de Corozal.

“Ha tenido una pretemporada muy buena. Hemos trabajado mucho con él, tiene un gran salto, le da bien alto a la bola y en la recepción lo ha hecho muy bien. Aunque en estos momentos no lo estoy proyectando como una de las puntas titulares, Christian tiene el potencial de sentar a cualquiera si se duermen en las pajas. La verdad es que mide como seis pies o seis pies y una pulgada, pero le da bien alto al balón”, puntualizó Alemán.

El también exentrenador de las selecciones nacionales adultas dijo que insertó a Encarnación en los cuatro parciales de un partido de fogueo contra los Changos de Naranjito y el joven atleta no decepcionó.

“Comenzó un poco lento, pero cuando el colocador le subió la bola, comenzó a cogerle el piso y metió muchos balones. Y además de su aportación ofensiva, pasó bien y bloqueó. Si Christian se dedica puede jugar (regular)”, resaltó Alemán.

Otros jugadores que deben despuntar este año, o retomar las cosas donde las dejaron en el 2016, son el Novato del Año con los Patriotas, el opuesto Francisco Vélez (que jugará con Gigantes de Adjuntas); el central de tercer año y Mejor Bloqueador del 2016, Ramón Burgos (Mets); y el acomodador Josué Suárez, quien despuntó en el 2016 con los Cariduros de Fajardo y que esta temporada defenderá los colores de Adjuntas.

Entretanto, los Indios de Mayagüez tendrán en su elenco al prometedor opuesto, Luis Izquierdo. Y aunque el opuesto Gabriel García jugará por los próximos cuatro años con los Cougars de BYU, también se esperan grandes cosas del espigado rematador una vez debute en la LVSM.

Si alguno de estos jugadores llega a alcanzar en un futuro el nvel de Picky Soto es algo que todavía queda por verse. Alemán, por ejemplo, prefiere ser cauteloso en sus comentario y no añadir presión a esta camada de jóvenes.

“(Encontrar un jugador con) unas características como las de Picky es como decir ¿cuándo va a aparecer el próximo Michael Jordan? El más cerca que estuvo desde que Jordan se retiró fue Kobe Bryant, que tenía unas características similares. Pero para mí, LeBron James no se compara con Jordan jamás en la vida”, resaltó Alemán.


💬Ver 0 comentarios