Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ana Sofía Jusino (der.) es una de las centrales que forma parte de la Selección que jugará en la Copa Challenger en Canadá. (semisquare-x3)
Ana Sofía Jusino (der.) es una de las centrales que forma parte de la Selección que jugará en la Copa Challenger en Canadá. (Juan Luis Martínez Pérez)

La Selección de voleibol femenino partió ayer rumbo a Edmonton, Canadá, donde participarán, desde el viernes, en la Copa Challenger de la Confederación Norceca, el primer evento del año para el combinado patrio.

El entrenador nacional Javier Gaspar organizó cerca de dos semanas y media de entrenamientos para escoger el equipo que disputará el único boleto clasificatorio para la final de la Copa Challenger de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB). De clasificar, Puerto Rico batallaría por un espacio en la edición 2019 de la Liga de Naciones, el evento que sustituyó, este año, al tradicional Grand Prix.

“Vamos para Canadá en busca de subir nuestro nivel y enfocados en nuestros objetivos de este año, que son la Copa Panamericana (torneo clasificatorio para los Juegos Panamericanos de 2019), los Juegos Centroamericanos y del Caribe (en Barranquilla, Colombia), ambos en julio, y el Campeonato Mundial en Japón (del 29 de septiembre al 20 de octubre)”, indicó Gaspar a endi.com.

El periodo de preparación no fue fácil para el sexteto nacional, pues el huracán María causó daños en una buena parte de las canchas de la isla. Del mismo modo, la cancelación de la temporada 2018 del Voleibol Superior Femenino (LVSF) eliminó un taller de preparación para las atletas.

Por suerte, casi todas las preseleccionadas ficharon contratos en el exterior o participaron en la Copa Federación organizada por la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), por lo que comenzaron las prácticas con buena condición física.

“Estamos contentos con el nivel físico de las muchachas y con la técnica-táctica que han desplegado en las últimas dos semanas. Esperamos ir de menos a más en este torneo para llegar a un nivel alto y consistente para lograr nuestros objetivos de este verano”, enfatizó Gaspar.

Puerto Rico jugará en el Grupo B y comenzará el torneo el viernes contra Nicaragua, mientras que el sábado chocarán contra Cuba. El Grupo A quedó compuesto por el anfitrión Canadá, Trinidad y Tobago y Costa Rica.

Los equipos que finalicen en el primer puesto al concluir la ronda preliminar clasificarán directamente al partido de campeonato, y el ganador adelantará a la final de la Copa Challenger.

“Vamos a seguir elaborando y desarrollando el sistema de juego que teníamos el año pasado y ser más consistentes dentro del sistema. Seguimos enfatizando en el servicio porque entiendo que tenemos unas centrales que cuando tienen tiempo de llegar a las puntas van a hacer un buen trabajo bloqueando. Por eso necesitamos que nuestro servicio haga un trabajo consistente en restarle opciones ofensivas a los rivales, en especial a sus centrales”, explicó Gaspar.

“Eso hacen los mejores equipos del mundo; su nivel de servicio es bien alto y con eso minimizan las opciones ofensivas del rival y por eso siempre tienen cuatro manos en todos lados al momento de bloquear. A eso es que aspiramos nosotros. En cuanto a la ofensiva, dependemos de ser consistentes en la recepción para darle a nuestras colocadoras para que tengan a su disposición todas las opciones ofensivas”, añadió el también exacomodador nacional.


💬Ver 0 comentarios