Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Fernando Morales formó parte de la Selección desde el 2001 hasta el 2014. (GFR Media) (semisquare-x3)
Fernando Morales formó parte de la Selección desde el 2001 hasta el 2014. (GFR Media)

Para el acomodador nacional Fernando Morales, el momento idóneo para colgar sus zapatillas deportivas y dejar atrás su uniforme de jugador profesional llegó este año, y aunque los fanáticos ya no lo verán corriendo la ofensiva de la Selección o en el Voleibol Superior Masculino (LVSM), ahora se desempeñará de lleno como entrenador.

Morales anunció hoy, martes, su retiro de las canchas de voleibol, pero no se alejará del juego que practicó por más de 19 años, pues mañana, miércoles, llegará a Evansville, Indiana, donde se integrará al equipo de trabajo del dirigente boricua Manuel “Manolo” Concepción como asistente del sexteto de voleibol femenino colegial División I de la Universidad de Evansville.

El hijo del legendario canastero nacional Mario “Quijote” Morales forjó un camino exitoso en el voleibol nacional e internacional, y este año puso punto final a su carrera al finalizar su participación en la liga de Grecia. Ahora, Morales y su esposa, la también voleibolista Michelle Nogueras, harán su vida en Indiana, donde el veterano jugador retomará lo que le apasiona, el lado técnico del deporte de la malla alta.

“La verdad es que Manolo llevaba ya tres o cuatro años tratando de reclutarme para ser su asistente. En ese momento me llamó para ofrecerme la posición, pero le dije que quería seguir jugando. Este año me llamó otra vez para ofrecerme el puesto, y le dije que si me esperaba hasta abril, pues aceptaba y así fue”, dijo Morales a endi.com en entrevista telefónica.

Con 36 años y 19 temporadas involucrado entre el voleibol profesional de clubes y la Selección, Morales finalmente tomó la decisión de retirarse y dedicarse de lleno a dirigir e instruir debido a la situación difícil actual que vive el voleibol, tanto en Puerto Rico como en el resto del mundo.

“El voleibol no está muy bien económicamente y con 36 años, 19 de ellos jugando a nivel profesional, es un trabajo inestable; no sabes dónde vas a estar de un año al otro e incluso, si te va mal en la temporada no tienes seguridad de que la vayas a terminar”, resaltó Morales.

“Ya estaba buscando mayor estabilidad y ahora estoy casado y tengo una familia. Así que la decisión de retirarme es final, ya firmé el contrato con la Universidad de Evansville y es un trabajo de básicamente todo el año”, añadió el exitoso colocador.

Satisfecho con sus logros profesionales

A nivel nacional, Morales comenzó su carrera en el año 2000 con los desaparecidos Playeros de San Juan, conquistó dos títulos nacionales (2008 y 2009-2010) con los Plataneros de Corozal, fue el Jugador Más Valioso (JMV) de la LVSM en el 2008 y ha visto acción en las ligas profesionales de España, Austria, Francia, Grecia y Rusia, entre otros países.

Como integrante del sexteto nacional, Morales participó en los máximos torneos excepto en unas Olimpiadas, como el resto de sus compañeros. El espigado voleibolista jugó en la Liga Mundial, Campeonato Mundial y Copa Mundial de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB), al igual que en Preolímpicos y Premundiales. En fin, Morales ahora llevará toda esa experiencia al programa femenino de Evansville. Morales, además, jugó voleibol playero nacional y como parte de la Selección de playa.

“Me siento satisfecho. Cuando comencé a jugar voleibol en mi primer año como profesional jamás pensé que estaría tantos años jugando en tantos sitios y logrando tantas cosas. No me arrepiento de nada y estoy satisfecho con todo lo que logré”, enfatizó Morales.

De lleno como entrenador

Morales y Nogueras llegarán mañana, miércoles, a Evansville, donde Concepción ya comenzó la labor de armar el nuevo equipo que comenzará, en septiembre, la temporada 2018-2019 del voleibol femenino División I de la National Collegiate Athletic Association (NCAA, por sus siglas en inglés).

Además de cumplir con sus funciones como asistente entrenador, Morales también laborará en el reclutamiento de jugadoras y en el desarrollo de las atletas de un equipo que jugó para marca de 4-14 en la Conferencia del Valle de Missouri (MVC) y para foja global de 10-20 el año pasado.

“Diría que un 10 o un 20 por ciento del trabajo es dirigir, pues el resto es reclutar, conocer y acatar las reglas de la NCAA y muchas otras cosas. Pero por eso no dejé pasar esta oportunidad, porque al estar con Manolo, con quien jugué en el Colegio Rosa-Bell, sé que me va a dar participación en todos los procesos. Desde el principio Manolo me dijo que no solo estaba buscando un coach, sino una persona que se involucrara en todo”, puntualizó Morales.

“La semana pasada tres jugadoras se comprometieron con el programa, y dos de ellas son puertorriqueñas (que se unirán a la juanadina Mildrelis Rodríguez y a la fajardeña Joselyn Coronel), Cecilia Thon (hija de Dickie Thon) y Elaine Alondra Vázquez. Estamos muy contentos con la clase que firmamos. Solo perdemos a dos seniors y entran cuatro o cinco atletas que están listas para jugar. Para el año que viene se comprometieron dos que están listas para jugar, así que creemos que tenemos dos buenas clases que pueden dar el paso que falta”, dijo el atleta.


💬Ver 0 comentarios