Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El cineasta Ari Maniel Cruz dirigió uno de los cortos que, dentro del documental, presenta parte de la niñez de los confinados.

Cuando Márel Malaret Badrena tuvo la oportunidad de ofrecer un taller de escritura de guión a un grupo de confinados del Complejo Correccional de Guayama 945 surgió la inquietud de ellos por saber si algún día sus escritos podrían llegar a la pantalla grande.


💬Ver 0 comentarios