Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Mark Wahlberg y Michelle Williams en una escena de “All the Money in the World”. (Suministrada) (horizontal-x3)
Mark Wahlberg y Michelle Williams en una escena de “All the Money in the World”. (Suministrada)

El tema de la disparidad por género en Hollywood, la meca del cine sigue cobrando importancia al surgir nuevos ejemplos sobre cómo las actrices no son remuneradas de igual manera que sus colegas masculinos. aun en casos cuando éstas gocen de mayor prestigio y reconocimiento por su talento que ellos.

El diario USA Today denunció esta semana la disparidad salarial entre Mark Wahlberg y Michelle Williams, los protagonistas de "All the Money in the World", establecida en sus contratos para rodar nuevas escenas de ese filme tras el despido de Kevin Spacey y la incorporación de Christopher Plummer.

Wahlberg cobró 1,5 millones de dólares por diez días de trabajo, mientras que Williams recibió menos de 1,000 dólares por el mismo periodo de tiempo, según indicaron al rotativo tres fuentes de la producción.

Esas mismas fuentes sostienen que la actriz nunca estuvo al corriente del salario que iba a recibir Wahlberg, a pesar de que ambos están representados por la misma agencia: William Morris Endeavor.

Los costes del rodaje de las nuevas escenas ascendieron a 10 millones de dólares, adelantados por la productora Imperative. El nuevo rodaje se produjo en nueve días.

Esta controversia en torno a esta cinta ha tomado nuevos matices porque inicialmente todo el elenco, así como el director Ridley Scott, habían acordado repetir el rodaje sin cobrar, pero ahora se asegura que Wahlberg negoció tras bastidores el que le pagaran.

Irónicamente, Michelle Williams ha recibido más elogios de la crítica y ya ha sido nominada a varios premios por su actuación en este largometraje. De hecho, muchos expertos la ven como segura nominada al codiciado Óscar por este rol.

Tras las cámaras también

Pero lo cierto es que al igual que delante de las cámaras, detrás de las mismas el desbalance en cuanto a representación es igual de evident. Las mujeres representan tan solo el 18% de todos los directores, guionistas, productores, productores ejecutivos, editores y fotógrafos que trabajaron en las principales 250 películas estadounidenses estrenadas el año pasado, según un nuevo estudio.

Los resultados del 20mo estudio anual “Celluloid Ceiling”, sobre el empleo de mujeres detrás de las cámaras, fueron difundidos por el Centro para el Estudio de las Mujeres en la Televisión y el Cine de la Universidad Estatal de San Diego. Los hallazgos muestran que prácticamente no ha habido cambios en Hollywood en los últimos 20 años. En 1998, el porcentaje de mujeres detrás de las cámaras fue de 17%.

El estudio halló que en las 250 principales películas del año pasado, hubo un 25% de productoras, un 11% de directoras y apenas un 4% de directoras de cinematografía o fotógrafas.

“La industria del cine no ha logrado en absoluto manejar el continuo infraempleo de mujeres tras bambalinas”, dijo Martha M. Lauzen, la autora del estudio. “Esta negligencia ha producido una cultura tóxica que apoyó los recientes escándalos de acoso sexual y que trunca tantas carreras de mujeres”.

La semana pasada, un estudio publicado por la Universidad del Sur de California, campus Annenberg, encontró que entre las 100 películas más taquilleras, el porcentaje de directoras subió de 4,2% en 2016 a 7,3% en 2017. Pero ese número sigue siendo menor que el 8% registrado en el 2008.

Al igual que en el pasado, los estudios proporcionan evidencia estadística para la alarma generalizada sobre la igualdad de género en Hollywood. Más de 300 mujeres en la industria del entretenimiento formaron recientemente la iniciativa “Time's Up” para impulsar la representación igualitaria de mujeres en cargos ejecutivos y para ayudar a víctimas de acoso sexual a defenderse.


💬Ver 0 comentarios