Los protagonistas de “Driven”, Jason Sudeikis y Lee Pace, posan junto al auto DeLorean frente al Princess of Wales Theatre. (Chris Pizzello / Invision / AP) (horizontal-x3)
Los protagonistas de “Driven”, Jason Sudeikis y Lee Pace, posan junto al auto DeLorean frente al Princess of Wales Theatre. (Chris Pizzello / Invision / AP)

Toronto - El equipo de la película “Driven” estuvo de fiesta durante su gran premiere la noche del lunes en el Princess of Wales Theatre, un teatro antiguo que estaba lleno a capacidad en sus tres niveles. Y luego de la proyección, la celebración se extendió pasada la medianoche.

Asistieron artistas, productores, inversionistas y mucho público que logró entrar; otros esperaban en la calle buscando un autógrafo o foto de las estrellas que promocionan sus películas en el marco del Toronto International Film Festival (TIFF).

La cinta -que llega a este evento luego de presentarse el fin de semana en el Festival de Cine de Venecia con excelentes críticas- logra, en una justa medida, conciliar la comedia con el drama a través de la historia de John DeLorean, un diseñador de autos acusado de una estafa que, aunque nunca se pudo probar, lo desprestigió y acabó con su negocio multimillonario.

Durante la película fue la risa lo que prevaleció entre la audiencia.

El John DeLorean, interpretado por el actor Lee Pace, casi llega a la perfección en su transformación como un empresario imponente, así como su esposa Cristina, personaje que encarna la guapa actriz puertorriqueña, Isabel Arraiza, en su primer proyecto en el cine.

“Es una historia fascinante porque nunca se le probó nada. Él era una persona nebulosa y se mercadeó a sí mismo, cuando eso no era la norma hace 40 años. Le vende a la gente el ‘American Dream’ para que compren sus carros; con la mujer bonita que es su esposa. O sea, era todo un imaginario lo que había creado a su alrededor”, señaló la intérprete.

No obstante, el matrimonio que componen Jason Sudeikis como el agente del FBI y vecino de DeLorean, y la actriz Judy Greer, provocan carcajadas con solo mirarlos, en una dupla excelente.

Puerto Rico presente

Al final de la película, se abrió al público y a los medios de comunicación una oportunidad para preguntas. Una bandera puertorriqueña fue entregada a Isabel Arraiza, mientras que el director del filme, Nick Hamm, destacó el valor de los actores y el equipo de Pimienta Films, casa productora de Luillo Ruiz, que se mantuvieron trabajando y ayudando durante y después del azote del huracán María que interrumpió el rodaje de “Driven” en la isla.

“Creo que mi equipo y yo nos dedicamos al negocio más difícil, que es hacer películas, realmente es una tabla rasa donde tienes que crear un mundo. Hoy, (lunes) pienso que ha sido el día más ocupado de mi vida. Esta mañana hicimos entrevistas para 12 medios y cada uno estaba en un edificio diferente alrededor de la ciudad y estaba con los protagonistas y coprotagonistas de nuestra película”, compartió Ruiz, productor de sobre 30 proyectos de cine realizados en los pasados 15 años.

El productor, confiesa, que lo que está pasando en su vida es “un sueño logrado”.

En sus manos, Luillo tiene dos nuevos proyectos por lanzar: “Ana”, con el actor Andy Garcíay Daphne King, una historia de una relación de amistad entre una niña de nueve años y un hombre mayor. Además, se encuentra en la post producción de “Primal”, filme con Nicolas Cage rodado en la isla, y tiene en desarrollo otros cuatro proyectos.

Uno de los invitados que compartió su opinión sobre “Driven” con El Nuevo Día fue Cassian Elwes, productor de la película “The Last Thing He Wanted”, que rodó recientemente Anne Hathaway en Puerto Rico. Elwes, amante de las bellezas de Puerto Rico y adonde espera regresar pronto, reveló que estaba ansioso de ver la película porque ya había visto los lugares donde se había filmado. “Amé la película, de verdad me encantó”.


💬Ver 0 comentarios