(semisquare-x3)
Modesto Lacén, Michelle Nonó y Marisol Gómez Mouakad unen sus talentos en “Angélica”. ([email protected])

No es extraño escuchar con frecuencia en el país frases como “En Puerto Rico no hay racismo” o “Aquí es mucho menos que en Estados Unidos”.

Pero resulta que en el año 2016 una artista puertorriqueña que camina por las calles del pueblo de Cabo Rojo con otros colegas negros de diversas nacionalidades, quienes se encuentran en Puerto Rico participando de una residencia artística, son detenidos por la Policía que asume que son inmigrantes indocumentados. Uno de los artistas es esposado sin razón alguna.

Resulta que en ese mismo periodo un reconocido actor puertorriqueño que está bajándose de su auto para entrar a comer a un restaurante en Hato Rey, un hombre se le acerca y le entrega las llaves de su carro porque asume que es el empleado del valet parking. Ese mismo actor, en otra ocasión y en otro restaurante, es detenido en la entrada y cuestionado de inmediato qué hace allí.

La artista Michelle Nonó y el actor Modesto Lacén comparten estas dolorosas e inaceptables experiencias que han vivido en el país para hablar del racismo en Puerto Rico.

Sobre este complejo tema gira la película puertorriqueña “Angélica”, en la que ambos participan, y que lleva a la gran pantalla la historia de una joven negra quien ha pasado su vida huyendo de su identidad birracial, hasta que una crisis familiar le hace enfrentar su identidad y su relación con su familia. En este drama psicológico se presentará cómo la discriminación afecta las relaciones familiares e individuales.

Este filme, que es el primer largometraje de la directora puertorriqueña Marisol Gómez Mouakad, estrena hoy en las salas de cine Fine Arts en Hato Rey y Miramar, luego de haber recorrido varios festivales internacionales, entre ellos el African Movie Academy Award, celebrado en Ruanda, donde recibió el máximo galardón en la categoría Best Diaspora Feature Film. La producción, que se filmó en el 2014, se supone estrenara en el país en octubre del año pasado, pero debido a los huracanes Irma y María, se pospuso hasta ahora.

Gómez Mouakad explicó que este filme nació por todos los comentarios racistas y las microagresiones que ha escuchado y observado en el país desde niña. Luego de una investigación exhaustiva sobre el tema del racismo, escribió “Angélica”, con la que invita a la reflexión y el análisis.

“A veces pienso que aquí hay un tipo de negación racial, inclusive, en el proceso de hacer la película había gente que me cuestionaba y me decía, ‘pero por qué estás haciendo esa película si aquí no hay racismo’”, dijo.

La cineasta ha querido con el filme abrir ese gran espejo que es el cine para dialogar sobre un tema del que se debería hablar más en el país y para que los afrodescendientes de la isla se sientan representados de otras formas en la pantalla grande.

Para Michelle Nonó, quien es la protagonista del filme, y quien por este rol ganó el premio como mejor actriz en el Festival International Du Film Panafricain en el 2018, una de las cosas que le atrajo del proyecto fueron los temas que aborda, como el racismo, el machismo, el sexismo y el colorismo, pero también el elenco birracial que compone el proyecto.

“Eso me atrajo muchísimo porque en el repertorio de las películas puertorriqueñas eso es bastante limitado. Me atrajo, además, cómo esta mujer, que es ‘Angélica’, a través de la película va haciendo una búsqueda hacia sí misma. Eso me llamó muchísimo porque soy una mujer negra y he estado en momentos donde también he tenido que cuestionar mi identidad y preguntarme hasta decisiones sobre cómo voy a tener el pelo, como buscando esa aceptación”, relató la artista, quien precisó que el proceso de armar este personaje fue complejo por su universo psicológico.

En el caso del actor Modesto Lacén, quien caracteriza a “Juan”, amigo de la infancia de “Angélica”, quien también atraviesa por un momento de crisis personal, el formar parte de esta producción es una nueva oportunidad para hablar de un tema que es “una llaga latente” en la isla.

“Puerto Rico es un país que no se asume como afro, donde todavía la belleza es solo eurocéntrica, donde todavía nuestras familias tienen en el subconsciente que una muchacha no se debe dejar el pelo rizo porque no se ve bien. Y una película que hable de eso, pues si me invitan ahí estoy porque siento que los artistas afro en Puerto Rico, desde Eleuterio Derkes, Manuel Alonso Pizarro, Sylvia del Villard, nosotros ahora, tenemos una responsabilidad de entrar en espacios donde no estábamos antes. De cada vez más representar lo que somos, lo que podemos ser y dar el ejemplo. Hay muchos niños y niñas que no tienen referentes en la televisión ni en ninguna parte y en este caso nosotros a través del cine, con el trabajo de Michelle y el mío, queremos que vean que hay gente negra haciendo otras cosas”, puntualizó el actor.

Para la directora de la película esa es una de las oportunidades que le da este proyecto, representar en la gran pantalla una historia que hable desde la diversidad y la inclusión. Para ella era fundamental también contar esta historia desde la mirada de una mujer, pues entiende que la mayoría de los filmes que han trabajado el tema central de la trama lo han hecho desde la mirada del hombre.

Otro aspecto que se aborda en este trabajo es la relación entre “Angélica” y su madre, “Ángeles”, interpretada por Johanna Rosaly, quien tiene múltiples diferencias con su hija principalmente por su color de piel. Y es que el racismo se aborda en esta producción desde sus múltiples complejidades, haciendo que la audiencia se sienta identificada con la trama de una manera u otra.

Crisis, pobreza y raza

El filme, además, sirve para continuar conversando sobre diversos temas, como los vínculos entre pobreza y raza. Michelle Nonó y Modesto Lacén, que son del barrio San Antón de Carolina y Loíza, respectivamente, hablaron sobre la falta de oportunidades que imperan en sus comunidades, las cuales siguen siendo marginadas por razones raciales.

“La crisis en Puerto Rico no es algo nuevo. Cuando vemos comunidades rezagadas y comunidades afrodescendientes podemos preguntar cuál crisis, cuál de todas... En San Antón seguimos luchando para tener una mejor calidad de vida y eso no se puede desvincular de que somos una comunidad negra donde se nos quitan las escuelas, donde no podemos tener ni aceras para caminar, donde las mujeres están desempleadas. Todo eso va hablando del racismo en Puerto Rico”, dijo la artista.

Modesto Lacén, por su parte, cuestionó por qué la Compañía de Turismo le niega a Loíza ser declarado un municipio turístico, a pesar de su gran y rica aportación cultural. “A mí me despierta muchas preguntas por qué un pueblo que ha sido marginado y tiene sed de crecer no se le dan las herramientas. Eso es cortar las alas de un pueblo que quiere volar”, indicó.

La esperanza de Michelle Nonó y Modesto Lacén es que películas como “Angélica” abran el espacio para seguir pensando, reflexionando y analizando sobre un problema que nos concierne a todos y que es hora de erradicar.


💬Ver 0 comentarios