El actor también prestó su voz para la recién estrenada instalación de Toy Story. (AP/Richard Shotwell)

A sus 55 años, Keanu Reeves está nuevamente de moda.Un hecho que se podía confirmar gracias a la saga “John Wick” y también a su renacer en Internet, donde es un éxito de las redes sociales.

Por eso no sorprende el anuncio del regreso de su personaje más icónico: Neo, protagonista de la saga “Matrix”, que pronto tendrá una cuarta película. Aprovechando que los reflectores vuelven a estar sobre el querido actor, repasamos sus 10 papeles más recordados.

"A la orilla del río" (1986)

Tim Hunter

La premisa: un muchacho que comete un asesinato y lo confiesa a sus amigos. El problema: el dilema entre sumarse al espíritu de cuerpo o denunciar el terrible hecho. Un muy joven Reeves protagoniza esta polémica y perturbadora cinta sobre conflictos morales y un fin de la inocencia más abrupto de lo normal.

"Bill y Ted" (1989)

Peter Hewitt

Junto a Alex Winter, Reeves forma aquí una extravagante dupla de jóvenes que, en un futuro cercano, han dotado al mundo de una inédita e inesperada paz. Sin embargo, sus enemigos no tardarán en irrumpir y allí es que se desatará una extraña aventura. Comedia y ciencia ficción de la mano en este clásico ochentero.

"Point Break" (1991) 

Kathryn Bigelow

La cineasta ganadora del Óscar por “Zona de miedo” dirigió años atrás este filme en el que ya daba cuenta de su habilidad para la acción más trepidante. Allí, Reeves es un agente del FBI que se infiltra en la escena del surf para desbaratar a una banda de delincuentes, pero que terminará liado por su natural pasión.

"Mi Idaho privado" (1991)

Gus Van Sant

Reeves y River Phoenix interpretan a dos muchachos que se dedican a prostituirse en Portland, Estados Unidos. Una cinta independiente, sin concesiones, que aborda con gran madurez temas como la homosexualidad, la pobreza y la delincuencia. Van Sant hace gala de su talento sostenido por dos sólidas actuaciones.

"Máxima velocidad"

Jan de Bont

Un derroche de acción y angustia es el que lleva Reeves sobre los hombros, con la película que le permitió dar el salto definitivo a la fama. Él es un policía atrapado en un bus al que le han puesto una bomba: si baja de las 50 mph, el explosivo estallará. La carrera contra el reloj se convierte en pura adrenalina fílmica.

"El abogado del diablo" (1997)

Taylor Hackford

Aunque Reeves interpreta con eficacia a un joven y exitoso abogado, tiene enfrente a un gigante como Al Pacino, que lo seducirá hacia un nuevo empleo y terminará opacándolo. Con todo, la película de Hackford es un inquietante retrato sobre las ansias de poder y los delgadísimos límites de nuestra composición moral.

"Matrix"

Lily y Lana Wachowski

La película de ciencia ficción por excelencia del último cambio de milenio. Neo, el protagonista, es un hacker que se verá sumido en una serie de alteridades difíciles de explicar si arruinar la trama. Mucho de cyberpunk, de ‘thriller’ psicológico, de distopías de Internet. El inicio de una saga que marcó a toda una generación.

"Constantine"

Francis Lawrence

Inspirado en el clásico cómic del mismo nombre, se nos cuenta la historia de un hombre que vive entre ángeles y demonios. Considerado por muchos como un bodrio sin rumbo, en realidad es una película especialmente querida por quienes conocían la historia original. Cine negro y de acción, revestido de honduras místicas.

"A Scanner Darkly"

Richard Linklater

Otra adaptación de tintes fantásticos, en este caso de un relato de Philip K. Dick. Reeves es un policía de incógnito que deberá hacer un seguimiento a algunos de sus amigos, en una ciudad de Estados Unidos sobrepasada por completo por las drogas. La tecnología que mezcla animación y acción real dota al filme de una extraña estética.

"John Wick"

Chad Stahelski y David Leitch

El último gran papel de Reeves, y el que lo llevó de vuelta al estrellato. En el formato de la clásica historia de venganza, sigue a un hombre que, tras perder a su esposa y a su perro, intentará hacer justicia frente a los responsables de sus desgracias. No hay gran profundidad en la cinta, pero sí una visceralidad que engancha.


💬Ver 0 comentarios