(horizontal-x3)
La actriz hara una producción Netflix. (GFR Media)

Renée Zellweger fue una de las actrices más con mayor trabajo en Hollywood entre 1996 y el 2010, cuando saltó a la fama con el filme "Jerry Maguire".

Hizo 24 películas en ese periodo, ganó un Oscar por "Cold Mountain" y tres Globos de Oro. Fue foco de tabloides por romances con estrellas como Jim Carrey y Bradley Cooper y el cantante de country Kenny Chesney, con quien tuvo un brevísimo matrimonio que duró seis meses

Y entonces decidió tomarse un respiro de la industria. En los últimos nueve años solo ha hecho cuatro películas, y la única con alguna notoriedad fue en 2016, cuando interpretó por tercera vez su célebre rol de Bridget Jones. Pero este año, Zellweger ha decidido volver en grande, con su primera serie de televisión y la cinta biográfica de una de las mayores estrellas del cine musical. En "What / If", que se estrena mañana en Netflix, la actriz de 50 años interpreta a Anne Montgomery, una multimillonaria con la política personal de que "la verdadera grandeza solo la alcanzan quienes están dispuestos a perseguirla a cualquier costo".

En una especie de versión moderna de la recordada cinta de 1993 "Una propuesta indecente", Anne le ofrece a una joven científica, que intenta salvar su emprendimiento, US$ 80 millones a cambio de pasar una noche con su marido.

La producción de diez capítulos fue creada por Mike Kelley, que al igual que hizo antes con la serie "Revenge", presenta aquí un melodrama con toques de thriller y telenovela que explora personajes de carácter cuestionable. De hecho, la idea detrás de "What / If" es plantear un conflicto moral en cada temporada -que, de ser renovada, irá cambiando de historia y personajes- y así explorar a la "América moderna".

Zellweger, que nunca antes había hecho televisión, comentó que le interesó el rol porque es muy diferente a todo lo que antes realizó. Sin embargo, no es su única transformación: en la película "Judy", que se estrenará en septiembre en Estados Unidos, luce casi irreconocible personificando a Judy Garland en un periodo del último año de su vida. El rol requirió que la actriz pasara al menos dos horas cada día en la sala de maquillaje y que también cantara algunos de los temas más emblemáticos de la protagonista de "El mago de Oz", aunque bajo la dirección de Rupert Goold no buscó alterar demasiado su voz para sonar como la Judy real.

Zellweger dijo haber conectado con su personaje, en parte por las razones que la llevaron a alejarse de Hollywood, donde las presiones de la fama no la dejaban ser feliz. "Cuando hay un mejor entendimiento de lo que le cuesta a una persona continuar bajo ciertas circunstancias, hay un nivel de empatía y respeto que no puedes evitar sentir", aseguró.


💬Ver 0 comentarios