Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
Jill Messick fue representante de la actriz Rose McGowan. (IMDb)

Jill Messick, quien trabajó como productora en la película “Frida” con Harvey Weinstein, se suicidó a los 50 años, informó la familia, quien señala a la actriz Rose McGowan de ser la responsable del deceso.

"Era madre de dos niños, una esposa y compañera cariñosa, una amiga muy querida para muchos y una trabajadora muy inteligente. También era una superviviente, librando en secreto durante años una batalla contra la depresión. Hoy no consiguió sobrevivir. Jill se ha quitado la vida", destaca el comunicado, publicado por el sitio The Hollywood Reporter.

No se revelaron detalles sobre el suicidio ni de cómo encontraron el cuerpo.

Los familiares aseguran que la depresión de Jill se agravó tras verse involucrada en el escándalo sexual de Harvey Weinstein luego de que Rose McGowan acusara al cineasta de haberla violado. A partir de su denuncia, decenas de mujeres de Hollywood acusaron al magnate de la producción cinematográfica de abuso sexual.

Messick, que trabajó en Miramax (productora de Weinstein) como ejecutiva de producción desde finales de los años 90 hasta 2003, fue representante de McGowan al inicio de su carrera. Incluyendo el año de 1997, cuando supuestamente Harvey abusó sexualmente de Rose en el Festival de Cine de Sundance.

A raíz de este señalamiento, la actriz acusó a Messick por no apoyarla tras revelarle el abuso del que afirma fue víctima.

“En los últimos meses, muchas mujeres han presentado acusaciones contra Harvey Weinstein, incluida Rose McGowan, que ha hablado en repetidas ocasiones con la prensa, golpeando no solo a su presunto atacante, sino a muchas otras. Una de ellas era Jill, que optó por permanecer en silencio frente a las calumniosas declaraciones de Rose en su contra por temor a socavar a las muchas personas que se presentaron en la verdad”, destaca la familia de la productora en el comunicado.

Y es que el nombre de Messick saltó a la luz luego de que Ben Brafman, abogado del cineasta, hiciera público un mail donde la productora asegura que McGowan le confesó  que estuvo por su propia voluntad en un jacuzzi con Weinstein, aunque luego lo lamentó. 

La defensa usó ese email para tratar de echar abajo las acusaciones de violación contra el productor. 

"Ver su nombre en los titulares una y otra vez, como parte del intento de una persona por ganar más atención para su causa (en alusión a Rose) junto al desesperado intento de Harvey por defenderse, fue devastador para ella", destaca el comunicado de la familia de la productora.

Además, los parientes acusaron a Weinsten por hacer público este mail.

"Ella optó por no hablar, no defenderse. Permitió que su nombre y su reputación fueran manchados pese a no haber hecho nada malo", indica la familia.

Rose McGowan es actualmente una de las activistas más conocidas del movimiento #MeToo, que se ha movido en redes sociales en contra del acoso sexual. 


💬Ver 0 comentarios