Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Las palabras no viajan solas y cada vez que usamos alguna cargamos con todo el contenido cultural que sus años de existencia le han incrustado. Hablar de adicciones es, quizás, el ejemplo más preciso.

Con esa idea como punto de partida, el colectivo de artistas UNDOdigital trabajó en una serie de alrededor de 25 obras en las que abordaron la idea de la adicción desde un punto de vista liberado de asociaciones negativas y, a modo de exploración, de una conducta humana que, más que condenar, pretende desentrañar. El resultado: la exposición “Adicciones” que hoy a las 7:00 p.m. abre al público en C787Studios, un espacio alternativo para el arte ubicado en la calle Cerra #734 en Santurce.

Los artistas e integrantes del colectivo, Aslan, Carlos Pacheco, EKC-FOUR, Elizabeth Colón, Gerardo Cloquell, Kavo, Mario Rodríguez, Patricia Acevedo, Rick Lipsett y Spear, exploran desde las adicciones a todas luces más sencillas como la adicción al dulce, hasta otras mucho más agobiantes como el cigarrillo, el sexo, incluso la que experimentan como creadores: la adicción al arte.

“Es una manera de ver lo que nos hace humanos, queremos darle un giro a esa mirada que damos a nuestros vicios”, describe Rick Lipsett, el fundador del colectivo que toma su nombre del comando “undo” de los sistemas operativos.

Esta es la cuarta exposición colectiva del grupo de artistas que anteriormente trabajó temas alusivos a la crítica social, a los sueños y pesadillas; así como una colaboración entre la literatura y el arte, todo unido tanto por temática como por el uso del medio digital.

“Somos fieles creyentes en las oportunidades creativas del arte digital que, aunque es muy parecido a la plástica en el sentido de que uno puede hacer lo que la imaginación permita, está atado a la técnica y al medio. Hay un elemento distintivo que es la idea de perfección porque todo es una ecuación matemática, las líneas, la claridad de las cosas”, explica Lipsett.

Previo a la selección final de las obras, el colectivo se reúne y critica los trabajos entre todos. De esta manera, las obras terminan conversando más cercanamente unas con otras.

“Tenemos influencias en común, pero todos tienen algo distinto que aportar. Están las personas que vienen del grafiti y traen una estética particular. Igualmente, la mayoría de nosotros trabaja o ha trabajado alguna vez en la publicidad y sabemos cómo manipular la imagen para llevar un mensaje, para manejar ciertos simbolismos”, elabora.

Diseño de camisetas, pegatinas y todo tipo de manifestación en la que el arte digital tenga salida ha sido explorado por los sobre veinte integrantes de UNDO.

“Como artista digital hablo de lo que me preocupa en la sociedad. Usualmente con miras a mi Puerto Rico, pero, de igual manera me inspiro en otros países. La política, el status, la guerra, la división como pueblo y nuestros antihéroes son algunos de mis enfoques. Me propongo como misión hablar de lo que no se puede hablar por el bien de conservar amistades”, lee un fragmento de la propuesta plástica de Lipsett, quien por estas fechas se interesa en temas como los narcóticos, la guerra entre gangas, el maltrato familiar y en la idea de la familia como el centro de la vida.

Para más información sobre este colectivo fundado en el 2006, puede visitar los portales www.undodigital.com o www.c787studios.com.


💬Ver 0 comentarios