Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
El artista apuesta a que los puertorriqueños podemos aprender a vivir con menos y a maximizar lo que tenemos.

El “juego” comenzó la semana pasada.  Quintín Rivera Toro se estrenó como el nuevo Artista Residente del Museo y Centro de Estudios Humanísticos Dra. Josefina Camacho de la Nuez en la Universidad del Turabo.

Desde este rol, el cagüeño dedicará los próximos dos años a elaborar una propuesta artística muy variada y claramente contextualizada en la situación política, social y económica que enfrenta el país.

A Rivera le interesa, por supuesto, producir arte nuevo y uno de sus proyectos a largo plazo será la creación de varias cabezas de cacique a gran escala que ubicarán en distintos lugares del campus. También editará una gaceta cultural para dar a conocer los proyectos de arte más relevantes en las distintas zonas del país, ya que considera que hace falta divulgar lo que está pasando con la producción artística fuera del área metropolitana.

No menos importante será la oportunidad que le ofrece la residencia para presentar conferencias y actividades de gestión cultural, especialmente  a su público favorito: los estudiantes que en un futuro cercano llevarán las riendas del país.   

Reconocido como un artista que siempre ha procurado analizar la condición humana y su relación con el entorno, Rivera se propone concentrar su trabajo en  la certeza de  la capacidad que tienen los puertorriqueños para enfrentar la crisis.

“Sin duda alguna, creo que podemos sostenernos a nosotros mismos en todos los aspectos. En caso de que la cosa se ponga difícil, somos capaces de levantarnos y conseguir lo que nos hace falta: comida, techo y ropa. Suena romántico, pero se puede vivir con mucho menos de lo que estamos acostumbrados y maximizar lo que tenemos”, apuntó.

A modo de ejemplo, el artista compartío que el tema de la siembra es recurrente en sus conversaciones hace algún tiempo.

“Estoy constantemente hablando de la necesidad de sembrar para que cuando llegue el cambio no tengamos miedo, sino ganas”, insistió.

Rivera estudió  artes plásticas en la Universidad de Puerto Rico. Tiene  un Bachillerato en Escultura del Hunter College en Nueva York y  una Maestría en Escultura de Rhode Island School of Design, en Providence, Rhode Island. Tanto en Puerto Rico como en el exterior ha ganado becas, reconocimientos y residencias entre las que se encuentran la German DAAD travel grant, una beca completa para el Vermont Studio Center en Johnson, Vermont y la beca de estudios de la National Academy of Design en Nueva York.

Además, Rivera  fue artista residente en Ox Bow School of Art, S.A.I.C. en Saugatuck, Michigan y fundador del espacio Área Lugar de proyectos, en Caguas. 

“El periódico New York Times, ha denominado el trabajo de Rivera Toro como: “Impresionante arte contemporáneo”. A además Refinery 29 lo incluyo en el “Top 10 list of rising NYC art stars”, en una selección de la curadora Casey Fremont, destacó la Universidad del Turabo en un comunicado de prensa.

Para Rivera, quien suele trabajar con muchos proyectos simultáneamente, la residencia es una buena ocasión para centrarse a crear desde un solo espacio, en la Casa del Artista de la universidad.

“De verdad me siento requetecontento. Vengo a jugar todos los días porque tengo un gran taller aquí”, exclamó el artista quien actualmente realiza el monólogo “La novísima invasión nacional puertorriqueña”. En este unipersonal, imagina que Puerto Rico tiene una milicia nacional con capacidad imperial que ataca la isla de Manhattan.

La próxima función se llevarán a cabo el sábado, a las 8:00 p.m., en la tarima principal del Paseo de los Artistas en Caguas. El sábado, 26 Rivera estará en el restaurante La Buena Vida, en Arecibo, donde también habrá un espectáculo musical a cargo de bandas locales.


💬Ver 0 comentarios