Acompañados por la música popular en la época dentro del ambiente gay boricua, el elenco de la pieza va revelando, el humor y el drama propio de la comunidad LGBTTQ. (Suministrada) (horizontal-x3)
Acompañados por la música popular en la época dentro del ambiente gay boricua, el elenco de la pieza va revelando, el humor y el drama propio de la comunidad LGBTTQ. (Suministrada)

La décima tercera edición del Festival de Teatro del Tercer Amor inicia este jueves con la pieza teatral “Yahaira’s Pub” en el teatro Coribantes en Hato Rey con un elenco de sobrada experiencia.

La pieza, se basa en el libro “Cuentos de vellonera”, del director, escritor y actor, Ricardo Santana Ortiz, que a su vez fue inspirado por el lugar de moda que frecuentaba la comunidad LGBTTQ para finales de los 90 e inicios del 2000, el “Yahaira’s Pub” en Santurce.

Los jóvenes dramaturgos Edmoud Morales y Christian Nieves, quienes además actúan en la obra, se dieron a la tarea de trenzar las historias de los personajes de la desaparecida barra, que ubicaba a pasos del Teatro Metro en la avenida Ponce de León en Santurce y de la discoteca gay que en un tiempo se llamó Krash y luego Eros.

Participan en la pieza los actores Víctor Alicea como el “Cano Belleza”, (un “bugarrón”); Glerysbeth Pagán, quien da vida a “Delia la prostituta”; Joe Alis Fillippetti es “Victoria”, (la bartender dominicana); Edmoud Morales, “Angelito, el ex-Chacón Dancer”, José Luis Gutiérrez, “Miguel” (hombre gay casado con una mujer); Anabell Rodríguez, “Estelita” una lesbiana; Gabriel Soto “La Barbie” (travesti); Marissa Gómez “Gatubela”, (lesbiana), y el autor del libro, Ricardo Santana como “Cautiva” (transgénero).

Cristian Nieves hace de “Gaby”, un joven gay, quien lleva el relato de la obra desde su óptica.

“Voy a interpretar a ‘El cano belleza’, ese personaje existe todavía. Era un hombre bello que le era muy difícil aceptar su homosexualidad, en la historia lo dice y lo verbaliza porque para él Yahaira’s Pub era la burbuja en la que podía hablar abiertamente de la persona que amaba, y de sus pasiones y vicios. Él ayudaba a Victoria, una dominicana que trabajaba en la barra”, revela el primer actor Víctor Alicea.

Por ese antro abierto, pues no se trataba de un espacio cerrado, pasó una diversidad de personas que al llegar a él, dejaban salir todos sus sentimientos, mientras en la calle pasaban desapercibidos, y mantenían sus verdades en la sombra.

“Iban homosexuales, lesbianas, transgénero, bisexuales y el bugarrón (El Cano Belleza) que no se acepta como homosexual porque tiene un trauma; tiene una hija que lo trata de ayudar con su rehabilitación. El Cano no tiene mucha salud mental, le gusta el crack, llegó incluso a deambular por las calles; escucha la salsa de Marvin Santiago y le metieron una puñalada en la discoteca Bachelor. Sé que esta vivo porque me dijeron que estaba en un centro de rehabilitación”.

Para el comediante, el libro es cine puro y confía que un día se llevará a la pantalla grande.

Alicea se identifica con la cultura queer que vivió en los años 80.

“La inició Antonio Pantojas y luego llegué yo como ‘Guille’, un personaje que se veía en la televisión en la mañana (en WAPA) y lograr que el público te quisiera tanto... uno tenía que tener pantalones para que eso sucediera en esa época”.

El bailarín se siente orgulloso que sus iguales hayan trazado caminos para la nueva generación.

“Antes no se hablaba de discrimen de género, ni la homofobia, ni de matrimonio entre personas del mismo sexo, y esta juventud de ahora se encontró con esa apertura a los derechos de la Comunidad LGBTTQ”.

El personaje de “Angelito”, que eligió representar Edmoud Morales, un conocido exbailarín de muchas famosas, en especial de Iris Chacón, no existe en el libro de Santana.

“Y si existió no esta en ‘Cuentos de vellonera’”, indica Morales.

“Ese personaje aparece cuando estábamos en esa exploración y decidimos que ‘Angelito’ fuera quien custodiara la vellonera en su mundo bailando recordando sus buenos momento manteniendo la buena vibra. Más allá de ser una comedia la pieza funciona casi como un documental de lo que fue el Yahaira’s, una comunidad bien grande en Puerto Rico, y sobre todo en San Juan. Es un trabajo que se ha ido creando desde cero y cada vez que entra un talento nuevo aporta a la pieza”.

Edmoud Morales y Christian Nieves admiten que quedaron fascinados por el contenido del libro.

“Me pareció excelente unir todas esas historias y personas, toda esa comedia que venía tras la tragedia porque se tocan temas bien fuertes relacionados con ese tipo de ambiente, y que dentro de ese lugar eran todos prácticamente familia. Todos traían sus temas para desahogarse, para llorar, reír, contar y olvidarse de los problemas”, sostiene Edmoud.

Como directora de la producción, María Bertólez ha escudriñado en la vida nocturna del país y ha expuesto los secretos del Yahaira’s.

“Le hemos dado una infusión de realismo mágico, tenemos a la Victoria al Cano Belleza que son parte de la cultura de la comunidad en esa etapa. También está la visión creativa de cada uno de los actores a través de la música. Vamos a recordar esa época. Así hemos trabajado el concepto para llevar a escena esas historias del autor, que es uno de mis grandes amigos. Soy testigo de alguno de esos relatos en que está inspirado el libro”, expresó la directora.

Comenta Bertólez que antes de iniciar el trabajo de la puesta en escena, ella junto a algunos actores como Víctor Alicea hicieron un medida tour a manera de promoción de la obra, por los lugares de entretenimiento que asiste la comunidad gay en estos tiempos y se percataron que aún se recuerda a los personajes.

“Hablamos en la trama de otra época en que había mucha persecución, y aún ahora se sigue luchando por la equidad, pero por encima de eso se ha logrado que la gente heterosexual acepte que no solo un hombre y una mujer pueden casarse”.

“En la obra vamos a recordar ese tiempo con canciones de Gilberto Monroig, La Lupe, Donna Summer, Yolandita Monge, Gisselle, Olga Tañón, Lucecita e Iris Chacón”.


💬Ver 0 comentarios