(horizontal-x3)

Una ventana virtual se abrirá hoy para dar a conocer al mundo una muestra del trasbastidores del ballet en Puerto Rico, cuando a las 10:00 a.m. se lleve a cabo una transmisión en vivo a través de Facebook del ensayo de la pieza “TNT”, que formará parte del concierto “Ballet Concierto Goes Pink”.

La oportunidad de mostrar una parte del arduo trabajo que realizan los bailarines previo a presentarse ante el público es una iniciativa del evento digital World Ballet Day, que organizan hace cinco años tres de las compañías de ballet más importantes del mundo: Bolshoi Ballet, en Rusia; The Royal Ballet, de Inglaterra; y The Australian Ballet.

Esta es la primera vez que se extienden invitaciones a otras compañías y Ballet Concierto de Puerto Rico, junto a Acosta Danza, de Cuba, serán las únicas representantes del Caribe, dijo Sandra Almodóvar, directora ejecutiva de Ballet Concierto.

“Recibimos la invitación del Australian Ballet, en Australia. Obviamente, dijimos que sí, porque es más que un honor ser invitados a participar junto a otras compañías de tanto renombre”, aseguró.

La pieza “TNT”, coreografiada por Carlos Iván Santos, fue comisionada a Ballet Concierto en colaboración con Andanza, con fondos del National Endowment for the Arts, para ser presentada en Loíza. Cuenta con música del género de la bomba tradicional pero los movimientos son de danza moderna.

“Es una mezcla muy interesante”, destacó Almodóvar.

La celebración del World Ballet Day consiste de la transmisión ininterrumpida por 24 horas de contenido relacionado al ballet. Los espectadores podrán disfrutar de ensayos, entrevistas a bailarines y clases a través de las páginas de Facebook de cada una de las compañías participantes. El turno de Puerto Rico será de 10:00 a.m. a 11:00 a.m., pero desde las 9:00 a.m. la compañía estará transmitiendo desde su página de Facebook una de sus clases de baile. Se estima que alrededor de 1.2 millones de personas a través del mundo se conectarán al evento.

Mira la transmisión en directo aquí.

Entre los bailarines puertorriqueños que participarán de la transmisión se encuentran Luis Víctor Santana, de Coda 21, Laura Valentín, de Centro Danza y Marena Pérez, directora de Mauro Ballet Company.

Exponer su arte al mundo tiene un significado especial para Ballet Concierto este año, cuando se encuentra recuperándose del impacto del huracán María. Al igual que otras compañías de ballet en la isla, Ballet Concierto también sufrió las consecuencias del ciclón el año pasado. Estuvo sin poder operar durante meses y producto de esa paralización obligatoria de labores, varios de sus bailarines se fueron a buscar oportunidadesen Estados Unidos. Actualmente, la compañía subsiste gracias al arduo trabajo que realiza para recuperarse y con la colaboración de bailarines de otras compañías para llevar a cabo sus presentaciones.

“Ballet Concierto Goes Pink” será el primer espectáculo de la compañía luego del huracán. Las funciones se llevarán a cabo los días 18 y 19 de octubre en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré en Santurce.

Un poco de historia

La profesora y ex crítica de ballet, Susan Homar, destacó que el ballet forma parte de las expresiones de arte corporal reconocidos como parte del Día Nacional de la Danza, establecido por la UNESCO en 1982. La fecha se celebra alrededor del mundo cada 29 de abril, día del natalicio de Jean-Georges Noverre, estudioso, maestro y creador del ballet moderno.

Homar destacó que en la isla se practica ballet desde la década de los años 30, pero es en 1954 que se establece Ballets de San Juan, la primera academia de ballet puertorriqueña. Fue creada por Gilda Navarra y Ana García.

Ballets de San Juan permanece como la única compañía de ballet en Puerto Rico hasta los años 70, a excepción de la escuela formada en los 50 por José Parés, un puertorriqueño que estudió en Nueva York y conoció la compañía de Alicia Alonso en Cuba. Pero su proyecto duró poco, porque cuando el presidente cubano, Fidel Castro, le pidió a Alonso que creara el Ballet Nacional de Cuba, ella lo mandó a llamar junto a un pequeño grupo de bailarines puertorriqueños.

“Los 70 fueron una década terrible en términos del ambiente político en Puerto Rico y particularmente en las artes, como ahora, comenzaron a surgir muchas cosas bien novedosas, experimentales, de rompimiento. Y aquí se van formando grupos y compañías que hacen una especie de danza moderna que aquí no existía”, explicó Homar, quien trabaja en un proyecto de documentación de la historia de la danza en Puerto Rico.

En la década de los 70 también se fundan el Taller de Histriones, Ballet Concierto, el Ballet Teatro Municipal, del municipio de San Juan y Pisotón, el primer grupo de arte de danza experimental. La creación de este último colectivo es importante porque si actualmente hay un movimiento de la danza en Puerto Rico que, aunque pequeño, es muy retador y estimulante es la danza de vanguardia o experimental.

“Ese movimiento no tiene nada que ver con el ballet ni con la danza moderna. Es otra experiencia de movimiento, de conciencia corporal, de uso del espacio y la música. Su sonoridad es distinta. Así es que tienes en la danza una diversificación a partir de fines de los 70 a principios de los 80”, sostuvo.

Una de las aportaciones del ballet a la cultura es que ha servido como vehículo para transmitir la cultura puertorriqueña a través de bailes y músicas que reflejan nuestras costumbres. Además, varias compañías, entre ellas, Andanza, se han esforzado por llevar esta expresión artística a las comunidades donde no necesariamente está presente.

Para Homar, el ballet en Puerto Rico mantiene su auge, pero hay mucho más interés en las expresiones de la danza experimental y el 'performance'.

“Los jóvenes están más interesados en conceptualizar su cuerpo, conceptualizar el uso del movimiento, el peso del cuerpo, la relación con el espacio, con una banda sonora que pueden ser ruidos, vocabulario, canciones o un 'popurri' de elementos, como los utiliza Viveca Vázquez”, comentó.


💬Ver 0 comentarios