(semisquare-x3)
Quiñones confesó que interpretar el papel de Rosa realmente la ha impactado. (Suministrada)

La ex Miss Universo Denise Quiñones dará vida al personaje de Rosa, una trabajadora sexual, en el monólogo “La divina prostituta”, que estrenará este viernes en la Sala Experimental Carlos Marichal, en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré (CBA), en Santurce.

Según la actriz y directora de la franquicia de Miss Universe Puerto Rico, anteriormente ha trabajado en varios obras de teatro, pero este es su primer monólogo, por lo que representa un gran reto a nivel actoral y, a la vez, la mantiene bien emocionada. 

Recientemente, encarnó el personaje de Sophie, la hija de Donna, papel que interpretó Ednita Nazario en la producción teatro musical “Mamma Mía!”, y que se presentó en octubre del 2018, en el CBA, en Santurce.

No obstante, en esta pieza ha sido un reto la preparación para interpretar el papel de Rosa. Para ello, Quiñones tuvo un encuentro con una mujer transgénero, de 23 años, que alquila su cuerpo, y a quien le hizo preguntas sobre la intimidad de las prostitutas, con el fin de prepararse para el más desafiante papel de su carrera. La mujer, quien acogió la invitación de Denise, bajo condición de anonimato por seguridad, en un país donde el trabajo sexual sigue siendo un delito, le confesó haber vivido cosas terribles.

Quiñones admitió el impacto de este rol. “Es que como Rosa, hay muchas mujeres en la vida real. Son guerreras que han logrado sobrevivir, de la mejor manera que han podido, en unas circunstancias bien difíciles”, recalcó.

Sobre el personaje, sostuvo que es uno sumamente complejo y denso. “Pero es una mujer maravillosa. Tiene tantos matices, tantas experiencias, que van desde lo más hermoso, como el amor más puro, hasta sentimientos tan tristes, como la soledad, la culpa y el abandono. Ella vive un torbellino de emociones, que van desde lo más cómico hasta lo más dramático. Recrear todos esos sentimientos son un verdadero desafío”, aseguró la exreina. 

En el monólogo, abordará el tema de la fe. La pieza trata sobre esta mujer, Rosa, quien le habla a una estatua de yeso de Jesucristo crucificado, tamaño real, que conserva en su habitación.  “Hay una relación íntima y muy espiritual, entre Rosa y Jesús. Él es su único compañero, su amigo, su confidente, a quien  ella  le cuenta todo: cómo quedó huérfana, las particularidades de su oficio, el peligro de la calle y la verdad detrás de su clientela, que incluye a famosos y personas de poder. Además, su narración incluye el asunto de la inusual familia que construyó -y perdió-, susoledad por culpa del estigma y los sueños que no deja escapar”, detalló Quiñones sobre la pieza, dirigida por Gary Homs y producida por Giovanni Haddock.

El Cristo crucificado 

En la escenografía de “La divina prostituta”, sobresale una gran estatua de un Cristo crucificado. Durante toda la obra, Rosa hablará con ese Cristo de yeso.

El mismo fue creado por el artista plástico Pedro Adorno Irizarry, director del colectivo Agua, Sol y Sereno, el artista que desde hace años crea los cabezudos que desfilan por las Fiestas de la Calle San Sebastián.

En un video enviado a El Nuevo Día, Adorno Irizarry aseguró estar bien contento que le hayan encomendado este trabajo. “El rostro de este Cristo es de tamaño real, no como los que trabajo con los cabezudos que hago”, reconoció.

Explicó el artista que la pieza que se exhibirá en la Sala Experimental del Centro de Bellas Artes, está inspirada en el Cristo desnudo que hizo Miguel Ángel, uno de los más grandes genios del Renacimiento italiano, y también en un poemario de Osiris Delgado, el curador y pintor puertorriqueño, que le dedicó a esa pieza del Cristo de Miguel Ángel.

“Este Cristo lo trabajamos primero en barro, en arcilla, para de ahí hacer un molde que, luego, vamos a utilizar para hacer una copia en papel, para hacer la pieza mucho más liviana. El Cristo que va estar en escena, va a ser en papel y madera”, destacó Adorno.

La actriz, cantante y bailarina contó, además, que la trama de esta obra se sitúa en Ponce y trae a colación el burdel de Isabel Luberza Oppenheimer, conocida como “Isabel la Negra”.

En el pasado, el papel que realizará Denise fue un desafío que Gladys Rodríguez aceptó en el 2001. Lydia Echevarría y Alba Nydia Díaz también protagonizaron esta pieza del español José Luis Martín Descalzo. 

La obra se presentará en la Sala Experimental Carlos Marichal, en el CBA, el 25 y 26 de enero, a las 8:30 p.m. y 27 de enero, 6:00 p.m. Nuevamente, el 1 y 2 de febrero, a las 8:30 p.m. y 3 de febrero, a las 6:00 p.m. Puede adquirir los boletos en Ticket Center  (787) 792-5000 y en la boletería del CBA (787) 620-4444.

Inicia el  ‘casting tour’ 

De otra parte, tan pronto termine su participación en la obra “La divina prostituta”, Denise Quiñones aseguró que se dedicará de lleno a Miss Universe Puerto Rico.

“Vamos a seguir la misma línea del año pasado que nos funcionó muy bien. Tan pronto como el 8 de febrero, vamos a comenzar el ‘casting tour’ para seleccionar las candidatas al certamen. Vamos a estar todos los viernes y sábados haciendo ‘casting’ y el último ‘call back’ va a ser el domingo 24 de febrero”, informó. 

Señaló la también directora de la franquicia de Miss Universe Puerto Rico, que realizarán audiciones en Wapa, en Guaynabo, y en diferentes agencias de modelaje, en y fuera del área metropolitana.

Planteóla exreina que, buscancandidatas entre 18 y 27 años, responsables, disciplinadas y dispuestas a trabajar.

“Buscamos jóvenes que se sientan listas para competir, jóvenes que tengan una pasión por servir a la comunidad y que sean buenas comunicadoras. Jóvenes que tengan elegancia, porte y que sepan cómo proyectarse ante las cámaras”, sostuvo. 

Finalmente, acotó Quiñones que, como directora de Miss Universe Puerto Rico, siente una gran satisfacción al poder guiar a todas estas jóvenes y verlas crecer a medida que avanza el certamen. “Eso me llena de ilusión poder llevarlas de la mano, aconsejarlas”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios