Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Iván Thays está conectado. Su capacidad de sintonía con la tecnología y con la Web sobrepasa límites insospechados. No se sabe si está aquí o en la dimensión desconocida. Te atiende, te escucha atento, observa callado, discreto y, de repente, se le vuela la vista y no sabes si te escucha o va narrando en su mente una historia que arranca con el pavo real que adorna el arete de su interlocutora.


💬Ver 0 comentarios