Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los piratas son lo mismo héroes que antihéroes. Por sus causas y sus andanzas se les recrea en la imaginación y también se les aplaude, a veces en secreto, a veces a viva voz.

Con Cofresí no hay razón para disimular el entusiasmo por ese pirata puertorriqueño que ha vivido entre la ficción y la historia, narrado por voces como Cayetano Coll y Toste y Alejandro Tapia y Rivera y que, tras décadas, vuelve como una opereta que requirió un rescate de proporciones heroicas como las del sujeto en que se inspira.

Para cerrar las actividades oficiales de la celebración de su centenario, la Universidad Interamericana de Puerto Rico presenta la opereta Cofresí, con música del compositor Rafael Hernández. La pieza tendrá su gala premiere mañana, sábado a las 8:00 p.m., y el domingo, a las 4:00 p.m., en la Sala de Festivales del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré en Santurce.

La pieza en torno a Roberto Cofresí parte del libreto de Gustavo Palés Matos, de 1949, y la adaptación que realizó el director Pablo Cabrera para contar la historia de amor entre el pirata y la castellana Amparo Amador, y la venganza por la deshonra de su familia en manos de un oficial del Ejército español.

“Para mí es un honor interpretar a Cofresí porque siempre se nos ha enseñado que era un personaje ficticio pero realmente existió y fue una persona que, aparte de sus hazañas como pirata, luchó contra el imperio español a principios del siglo XIX”, dice el tenor Rafael Dávila sobre el papel para el que se preparó con textos de Tapia y Rivera y Salvador Brau en la pieza que incluye obertura, arias, dúos, interludio instrumental, conjuntos y coros.

Aparte de Dávila, la escenificación toma vida con un elenco integrado por la soprano Elaine Arandes, el barítono Guido Lebrón y la mezzosoprano Ilca López, mientras figuras como Gil René y Provi Seín intervienen en las partes habladas bajo la dirección artística de Cabrera.

“La decisión de adaptar me la sugirió la Universidad (Interamericana) porque pensaron que se podían aclarar líneas de la historia para, más allá de la leyenda, ubicar a Cofresí en el tiempo real”, afirma Cabrera sobre adaptar “una ficción basada en acontecimientos y lo que pudo haber sido”. Para el director, quien resalta la inversión cultural de la Universidad Interamericana en este proyecto, su participación ha sido de “compromiso y amor no solo por Puerto Rico sino por Cofresí y Rafael Hernández”.

Un coro de cuarenta voces será dirigido por William Rivera y la ejecución musical de la pieza, que cuenta con escenografía del artista plástico Antonio Martorell, recaerá en la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico bajo la dirección del maestro Roselín Pabón.

Estudiantes de distintos recintos de la institución y otros como Gloria Sáez (vestuario), Ramón Albino (investigación y dirección asociada), Rosario Galán (coreografía), José “Checo” Cuevas (también en la escenografía) y Esteban Lima (iluminación) nutren además a Cofresí.

La reconstrucción

“Esta escenificación es histórica porque Cofresí se había presentado en dos ocasiones, en el 1949 y 1978, y para pena de todos nosotros, el material musical estaba incompleto. Teníamos dos versiones de una opereta de ese gran puertorriqueño que no podíamos presentar porque las partituras no existían”, relata el maestro Roselín Pabón.

La necesidad de revivir a Cofresí fue suficiente para que Pabón junto a músicos, el orquestador Francisco Figueroa Luciano y con la colaboración del hijo de Rafael Hernández, Alejandro “Chalí”, reconstruyeran el material original (al estilo de opereta europea), utilizando copia del manuscrito del compositor de las melodías con armonías.

El rompecabezas se armó luego de sobre un año de faena y, como coinciden Dávila y Pabón, ahora la obra puede integrar regularmente el repertorio lírico nacional.

“A partir del momento que se va a hacer realidad este fin de semana, habrá disponible una versión completa de la obra para la posteridad, y que se podrá seguir haciendo en cualquier parte del mundo”, concluye Pabón, orgulloso de esa hazaña colectiva por la que Cofresí sonreiría.


💬Ver 0 comentarios