Varios soles truncos de la sede del ICP, en el Viejo San Juan, se destruyeron con el azote del huracán María. (horizontal-x3)
Varios soles truncos de la sede del ICP, en el Viejo San Juan, se destruyeron con el azote del huracán María. (Suministrada)

Decenas de empleados del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) trabajaban ayer en la sede de la agencia en el Viejo San Juan, la cual quedó seriamente afectada tras el azote del huracán María por el país.

La puerta de entrada de la institución quedó prácticamente partida y varias ventanas volaron, afectando oficinas como la de documentos históricos, la cual se inundó y quedó hecha un lío debido a la lluvia y el viento. 

“Te diría que ha sido un impacto por todas las áreas. Desde unos soles truncos destruidos, ventanas, la puerta principal se fue y tuvimos una pequeña inundación, pero con todo y eso, y pensando en la cercanía que tenemos a la costa, no sufrió tanto como esperábamos”, expresó ayer Carlos Ruiz Cortés, director ejecutivo del ICP, que se encontraba en la sede trabajando con el resto de su equipo. 

Destacó que tuvieron muchas pérdidas de equipo tecnológico, toda vez que adelantó que la restauración del edificio será cuantiosa, ya que se trata de una estructura histórica. “Una puerta de aquí es cinco veces más cara que una puerta de cualquier otro edificio, así que aquí está la directora de finanza para poder comenzar nuestras reclamaciones a FEMA”, informó.

Colección Nacional 

Ruiz Cortés, agregó que la Galería Nacional también sufrió daños, así como el Archivo General, pero aseguró que tanto la colección de arte del ICP que se mantiene en el depósito de obras, como los documentos históricos del Archivo General, se encuentran en buenas condiciones y protegidos. 

“La colección está muy bien. Al otro día del huracán ya nosotros estábamos velando la colección y toda se mantiene muy bien. Ninguna pieza se dañó y tomamos rápido acción. Los compañeros que se encargan de la colección son muy pasionales y están muy vigilantes y atentos”, indicó.

Al cuestionarle si cuentan con suficiente diésel para mantener el generador que permite el funcionamiento del depósito de obras, dijo que es una de las preocupaciones. Es importante recordar que las piezas que se encuentran en el depósito necesitan unos controles de temperaturas y humedad sumamente estrictos, y de no contar con un generador, la colección de arte del país, que incluye pinturas de Francisco Oller y José Campeche, podría estar en riesgo. 

“Tenemos hasta ahora diésel suficiente para estar operando por lo menos esta semana. Estamos apagando y encendiendo el transformador, así que mientras haya una climatización adecuada se mantiene. Un plan B es mantenerla en Puerto Rico, en un depósito privado que ya identificamos y que estaríamos custodiando. Ese depósito tiene generador que cuenta con diésel constante”, comunicó. 

Sobre el Archivo General compartió que el transformador se dañó y que se está trabajando para arreglarlo, pero que los documentos se encuentran seguros en la bóveda. 

En cuanto a los teatros Victoria Espinosa y Francisco Arriví, ubicados en Santurce, expresó que no sufrieron daños y que “es de lo mejor que ha quedado”. No corrió la misma suerte el Centro Ceremonial Indígena Cagüana, en Utuado, que dijo quedó destrozado.

Sobre los 36 centros culturales adscritos al ICP que se encuentran en diversos pueblos, confesó que  prácticamente no tiene conocimiento de su situación. 

“Con los de Ponce solo sabemos de nuestros edificios que son cuatro y al parecer no sucedió casi nada. Barranquitas no tuvo la misma suerte y no sabes de Mayagüez todavía, no sabemos de Vieques…”, lamentó. 

Ruiz Cortés, por otro lado, manifestó que ya trabaja con su equipo de trabajo para ver qué actividades pueden llevar a cabo para restaurar el espíritu de los puertorriqueños y levantar nuevamente la esperanza. 

“Hay muchas organizaciones que ya nos han hecho acercamientos hasta para ir a refugios. Yo creo que vamos a tener que regresar al tiempo de nuestros abuelos que se iba a las plazas para brindar entretenimiento”, adelantó. 

Museo de Arte de San Juan y MAC

Otra institución cultural cuya sede sufrió serios daños fue el Museo de San Juan, ubicado en el Viejo San Juan. Al igual que el ICP, la puerta de la estructura se partió y varias ventanas se afectaron. La colección, sin embargo, se encuentra en perfectas condiciones, aseguró el director Luis Moisés Pérez. 

“Todas las obras que custodiamos están protegidas y están bien”, dijo el director.

El Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Santurce, en tanto, tuvo daños menores en su estructura y su colección también se encontraba segura. La directora ejecutiva, Marianne Ramírez, precisó que están trabajando para conseguir un generador, el cual es necesario para mantener las piezas. 

“Gracias a unos esfuerzos con gente que está en la diáspora hemos logrado levantar algunos fondos a esos efectos”, precisó Ramírez, quien espera que la semana próxima llegue dicho equipo para mantener las obras.  De no llegar el generador, como último vehículo, la institución ya hizo contacto con varias empresas privadas que se han ofrecido a donar un espacio con refrigeración adecuada para el mantenimiento de las obras. 

 Ramírez, por otro lado, dijo que, como parte de su compromiso con la comunidad, la institución reorganizará su proyecto “El MAC en el Barrio” para ofrecerle la ayuda necesaria a las comunidades con las que han trabajado y que se vieron seriamente afectadas por el huracán María. Estas son Hipódromo, Gandul, Machuchal, Alto del Cabro, Trastalleres y Sagrado Corazón, todas en Santurce, así como Capetillo y Venezuela, en Río Piedras. 

Destacó que el representante Antonio “Tony” Soto ya le dio el visto bueno para que los fondos disponibles para ese proyecto -los cuales provienen de donativos legislativos- no tengan restricciones y puedan usarlos para ayudar a las comunidades de diversas maneras. 

“En estos momentos entendemos que ese compromiso ético y moral que nosotros hemos asumido con estas comunidades con las que trabajamos ahora hay que ponerlo a prueba, así que ya estamos elaborando un plan y hemos estado en contacto con diferentes artistas porque la idea es que nosotros podamos ser ese espacio de ser un aliciente para la comunidad, pero a la vez, ser muy estratégicos de cómo usamos los fondos no únicamente para el programa cultural que regularmente hacíamos, sino en cómo podemos capitalizar esos fondos para que el uso de ellos sirva también para adelantar el proyecto de reconstrucción de estas comunidades”, manifestó. 

La directora ejecutiva del MAC adelantó a su vez que se comunicó con Mayra Santos-Febres para poner a su disposición las instalaciones del museo para que se celebre el Festival de la Palabra, el cual se iba a llevar a cabo en el Archivo General de Puerto Rico, así como en el parque Luis Muñoz Rivera, el cual quedó irreconocible.

En cuanto al Museo de Arte de Puerto Rico, por lo que este medio pudo constatar, sus instalaciones no sufrieron daños mayores. Falta todavía saber cuál es la situación del Museo de Historia Arte y Antropología de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, así como del Museo de Arte de Ponce. 


💬Ver 0 comentarios