Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Con la presentación de la soprano lírica Deborah Voigt, la mezzosoprano Anita Rachvelishvili y el tenor Rafael Dávila toma vida El Concertone II, a través del que Puerto Rico festejará el legado de Giuseppe Verdi y Richard Wagner en el bicentenario del natalicio de ambos compositores.

El concierto, producido por CulturArte de Puerto Rico con Guillermo L. Martínez en la dirección artística, será mañana a las 8:00 p.m., en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré en Santurce. La noche se nutrirá además de la participación de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, dirigida por el maestro Maximiano Valdés, y el Coro de Gala de CulturArte, dirigido por Carmen Acevedo Lucío.

El evento musical tuvo su primer ensayo el miércoles y a juicio del presidente y director artístico de CulturArte, “fue sensacional”, mientras que Rafael Dávila compartió que el repertorio tiene a todos en la producción “asombrados”, tanto a los solistas como a los músicos y coros, por el escogido de obras de Verdi y Wagner.

“Va a ser una noche excitante. Escucharnos, compartir escenas que hemos hecho con otros intérpretes, pero como la música es el lenguaje universal, podemos hacer música todos juntos aquí”, expresó Dávila.

Martínez destacó que 15 músicos se unirán a la Orquesta Sinfónica, de modo que 95 personas armarán el sonido de la noche.

“Será al nivel de las grandes orquestas sinfónicas de Estados Unidos”, afirmó.

“La parte primera del concierto es Verdi, con Anita y Rafael. Rafi estuvo fuera de serie y Anita ha mejorado muchísimo desde el año pasado”, sostuvo Martínez del segmento que incluye escenas de El trovador y Aída.

Asimismo, la segunda parte del concierto corresponde a Wagner, con selecciones de las cuatro óperas de El anillo del Nibelungo (El oro del Rin, La valkiria, Sigfrido y El ocaso de los dioses) y, para este marco, el Metropolitan Opera prestó las tubas de Wagner para crear el sonido que él buscó en su momento.

Según Martínez, durante el ensayo de la última escena de El ocaso de los dioses, la de la Inmolación, por Deborah Voigt, “todo el mundo estaba llorando”.

Martínez promete sorpresas en el concierto a beneficio del Museo y Centro de Estudios Humanísticos Dra. Josefina Camacho de la Nuez de la Universidad del Turabo.


💬Ver 0 comentarios