Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ante la falta de taller para los recién graduados de Drama, el colectivo artístico Escena 7 decidió hacer su propuesta de “cortos cortos” en Puerto Rico

Aunque la crisis económica y social por la que atraviesa Puerto Rico los ha tentado a abandonar el país, siete jóvenes boricuas han apostado a desarrollar su talento para la actuación dentro de su propia tierra.

Tras autoimponerse una cuota monetaria semanal para sacar a flote el proyecto, sobrevivir a los efectos del huracán María y tener que decirles adiós a varios de sus integrantes que se fueron a los Estados Unidos, el colectivo artístico Escena 7 estrenó en diciembre la primera temporada de sus “cortos cortos” a través de las redes sociales que consta de 10 episodios.

Es en estas plataformas digitales en las que este grupo de actores recién graduados de Drama, de entre 23 y 28 años, plasman a través de la comedia temas de la cotidianidad puertorriqueña de una forma muy peculiar.

El actor Luis Sebastián Borges creó el colectivo de teatro en mayo de 2017 inspirado en otras compañías boricuas que han demostrado tener éxito en la isla.

“Se hizo por una inquietud de tener un espacio de gente nueva, de algo fresco, de mandar un mensaje de que hay una generación que todavía está en crecimiento. Esa inquietud no me dejaba quieto y tuve que hacer algo”, relató Borges.

El artista cuenta que al principio Escena 7 fue diseñado para escribir sketches para el teatro.

Sin embargo, las redes sociales sedujeron al grupo y estas se convirtieron en la plataforma ideal para poner en práctica su profesión.

“Aquí nadie es productor ni director, aquí lo que más sabemos es actuar y si acaso”, dijo entre risas el actor Ricardo André Lugo, natural de Cabo Rojo, y quien también forma parte del grupo.

Lugo aceptó que utilizar las plataformas sociales -como Facebook, YouTube e Instagram– ha supuesto un reto mayor para el colectivo, ya que se han tenido que adentrar a la producción, dirección y edición de sus trabajos audiovisuales.

 “Esto conllevaba un reto más difícil, no solo vamos a estar actuando, vamos a escribir, vamos a agarrar las cámaras, vamos a hacer nuestros tiros”, afirmó.

Aunque el grupo nació cerca del verano del pasado año, no fue hasta finales del 2017 que el primer corto del grupo se pudo estrenar.

María, como al resto de Puerto Rico, les pegó duro.

“Nosotros teníamos todo el momentum.  Los cortos ya estaban grabados, pero faltaba la edición final y musicalizar cosas. La luz y la conexión a Internet eran de suma importancia para que el proyecto continuara”, recordó Lugo.

La crisis provocada por el fenómeno atmosférico amenazó con desintegrar el colectivo que con gran ilusión quería estrenar sus trabajos.

El actor José Carlos Martínez Echandi, otro de los integrantes de Escena 7, sefue a los Estados Unidos en búsqueda de un mejor porvenir, mientras que Borges también ponderaba esa posibilidad.

No obstante, el deseo de sacar adelante al colectivo pudo más que cualquier cosa. José Carlos regresó a la isla y Luis Sebastián nunca salió de su patria.

“Una de las razones por las cuales viré fue porque vi que aquí estaba lo que yo quería hacer y junto a esta gente”, dijo Martínez Echandi.

Una vez el servicio de energía eléctrica se normalizó, el proyecto cobró vida nuevamente y se lanzó.  

Katriana Vélez, una de las actrices del colectivo, cuenta que fueron días de trabajo intenso, a la vez que celebró los resultados del proyecto.  

“Yo creo que la retroalimentación que hemos recibido fue positiva, porque, aunque sabemos que hay errores y cosas que podemos mejorar, sí han acogido lo que hemos hecho”, señaló

Los cortos de Escena 7 publican todos los lunes en su página de Facebook y duran de tres a cuatro minutos.

En estos trabajos han contado con la colaboración de varios artistas del patio quienes le han demostrado su apoyo en esta travesía.

Actores como Modesto Lacén, Albert Rodríguez, Norwill Fragoso, Marisé “Tata” Álvarez y Carola García han sido partícipe de los diferentes cortos del grupo.

“Han creído en nosotros y nos han dado la oportunidad de compartir este momento con ellos y las ideas y ha sido superexquisito. Hablar con ellos y darnos sus consejos”, dijo Nilka Ramos, también integrante del colectivo.

Aunque los miembros del colectivo no se aventuran a afirmar cuál será el futuro a largo plazo de la iniciativa, sí aseguraron que la segunda temporada de sus cortos se va a realizar.

“La segunda temporada de cortos tiene que ir. Simplemente, aprendimos algo como colectivo, que cuando vemos los cortos pensamos que pudimos haber hecho”, afirmó Ricardo André.

El grupo también aspira a monetizar su iniciativa creando contenido de comedia para diferentes marcas y empresas, al igual que incluir pautas publicitarias en sus plataformas sociales.

Un taller en coma

Para los integrantes de Escena 7, el taller para los actores y actrices del patio en la isla, en especial para los recién graduados de Drama, es uno inexistente.

Por ello, decidieron echar andar su propio espacio.

“Tenemos que meter mano sí o sí porque no podemos esperar que nadie nos llame porque los pocos espacios que hay ya están repartidos. No es que hay el talento, es que no hay el taller”, dijo Ricardo André.

Por su parte, Katriana opina que la falta de oportunidades de trabajo puede conducir a la creación de nuevos espacios y hasta de una nueva industria que pueda emplear a los artistas.

“Es una oportunidad de que todo pueda cambiar. No hay nada, pero qué podemos crear para nosotros, empezar una ola de algo distinto. Muchos años atrás era la cuestión de las novelas en Puerto Rico, pues ahora puede ser utilizar las redes para darnos a conocer y hacer lo que nos gusta y nos apasiona. No nos podemos sentar a esperar que nadie nos llame”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios