Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La artista puertorriqueña vivió por muchos años en El Salvador. (Suministrada) (semisquare-x3)
La artista puertorriqueña vivió por muchos años en El Salvador. (Suministrada)

Pintar acerca de las cosas valiosas que tenemos alrededor fue una necesidad que tuvo Anadell Colón durante el transcurso del año pasado. En medio de la desesperanza que observaba en muchos rostros, quiso documentar aquellas maravillas que, desde su perspectiva, pueden ayudar a las personas a revalorizar lo que definen como riqueza.

“No es que el dinero, no sea importante... sólo es una pequeña parte, de todo lo hermoso a lo que tenemos acceso”, planteó la artista.

A partir de esta premisa, desarrolló las 17 piezas que forman su primera exhibición “Un mar de riquezas”. La muestra se presenta a partir del 23 de febrero, a las 7:00 p.m., en la Casa de la Cultura de Trujillo Alto.

Colón explicó que, además de referirse a cosas o conceptos hermosos, su intención era contextualizarlos en un espacio particular que, en este caso, fue el Caribe. Por eso, en las pinturas dominan los colores brillantes y en todas se observan figuras de peces que habitan las aguas de los mares que rodean la isla.

Antes de escoger cuáles peces incluiría en las obras, Colón investigó acerca de la apariencia y características de esta población marina y eligió a los que son más atractivos. Estos vertebrados se confunden con imágenes de la naturaleza, la ciudad y la figura humana.

La exhibición estaba pautada para septiembre del año pasado pero se pospuso debido a la situación que enfrentó el país tras el azote del huracán María. El cambio de fecha, sin embargo, hizo que la misma cobrara mayor relevancia.

“Si antes éramos pobres ahora lo somos más. Creo que tenemos que tener motivos para seguir adelante y no necesariamente tienen que ser el dinero”, opinó la artista.

Aunque Colón pinta desde los ocho años de edad no había presentado una exhibición en la isla porque gran parte de su vida transcurrió en El Salvador luego del divorcio de sus padres, él puertorriqueño y ella salvadoreña.

En el país centroamericano se formó como dentista y en su tiempo libre continuó cultivando su arte que llegó a exhibir en varias galerías de la región. En Puerto Rico, Colón se dedica a las ventas como trabajo formal, pero sigue pintando en su tiempo libre. Un mar de riquezas” estará abierta al público hasta el 30 de abril.


💬Ver 0 comentarios