Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

A pesar de la decepción evidente debida a la cancelación por enfermedad de la participación de Jonas Kaufmann, en “El Concertone” llevado a cabo el pasado viernes en la Sala de Festivales del Centro de Bellas Artes de Santurce, el fuerte aplauso recibido por el afamado cantante alemán al ser presentado entre la concurrencia por el Sr. Guillermo Martínez, director artístico de CulturArte, fue prueba de la generosa comprensión del público. La asistencia de Kaufmann al concierto fue un gran acto de solidaridad con sus colegas.

Sin lugar a dudas, el evento fue un éxito rotundo. Las dos cantantes estelares, la soprano Eva-María Westbroek y la mezzo Anita Rachvelishvili, mostraron su primerísima calidad, acompañadas por la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, bajo la dirección de Maximiano Valdés, y el Coro de Gala dirigido por Carmen Acevedo Lucío. Junto a ellas se presentaron el barítono Jorge Lagunes y los dos tenores que sustituyeron a Kaufmann (tarea nada fácil), Riccardo Massi y Bruce Sledge.

El programa consistió en selecciones de cuatro óperas: “Adriana Lecouvreur”, “Tosca”, “Werther” y “Carmen”, en ese orden. La Westbroek hizo gala de su brillante voz, muy expresiva, en ‘Del sultano... Io son l’umile ancella’ de Adriana y sobre todo en ‘Vissi d’arte’ (Tosca). La Rachvelishvili en el aria de la Principessa (Lecouvreur) ya dio muestras de que sería la revelación de la noche, mientras que la primera aparición de Massi, en el dúo ‘Mario, Mario’ de Tosca, junto a Westbroek, fue buena, aunque no espectacular. Tomando en consideración la odisea que fue para Massi prepararse y llegar a la Isla desde Italia en tan corto tiempo, su actuación fue muy digna.

El tenor Bruce Sledge mostró un buen timbre en las selecciones de “Werther” junto a Rachvelishvili, aunque su actuación y la química con la mezzo no dijeron mucho. Aun así, los duetti ‘Il faut nous séparer’ y ‘N’achevez pas!’ fueron ambos un deleite musical. La Rachvelishvili se robó el espectáculo con su increíblemente poderosa voz y seductora interpretación de Carmen, tanto en ‘Les tingles...’ como en ‘Je vais danser’, en que la volubilidad del personaje principal fue manejada con incomparable arte por la cantante. Lagunes y el coro brillaron en el popular ‘Toreador’ y Massi, en el papel de Don José, actuó bien en ‘La fleur que tu m’avais jetée’.

Pero lo más espectacular de la noche fue el duetto de Gioconda y Laura, del segundo acto de ‘La Gioconda’, que Westbroek y Rachvelishvili ofrecieron como encore. El escenario echaba fuego con el ardor de estas dos divas en competencia por el amor de Enzo Grimaldo. La favorable reacción del público no se dejó esperar. En una vena más popular, Lagunes interpretó la canción ‘Júrame’ de su compatriota mexicano Alejandro Fernández, mientras que Massi hizo lo propio con ‘O sole mio’. Al final, los cinco cantantes y el coro cerraron con broche de oro con el Brindis del primer acto de “La Traviata”.


💬Ver 0 comentarios