Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

H abita la urbe isleña con sentido de pertenencia. Se pasea entre esos edificios costosos en los que apenas hay unos pocos apartamentos ocupados. Encuentra alimento aunque se le esconda. Sobrevive el chango en la capital.


💬Ver 0 comentarios