Arturo Dávila Rodríguez publicó alrededor de doscientos artículos de investigación en revistas académicas y en prensa, así como catálogos de exposiciones de historia del arte y del sentimiento religioso en Puerto Rico. (semisquare-x3)
Arturo Dávila Rodríguez publicó alrededor de doscientos artículos de investigación en revistas académicas y en prensa, así como catálogos de exposiciones de historia del arte y del sentimiento religioso en Puerto Rico. (Captura / uprrp.edu)

El historiador y humanista puertorriqueño Arturo Dávila Rodríguez, catedrático de Historia del Arte en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, falleció ayer a los 87 años.

Próximante se informará la fecha de los actos fúnebres que se llevarán a cabo en la Funeraria Buxeda, en Hato Rey.  

“El fallecimiento del doctor Arturo Dávila Rodríguez produce una pérdida irreparable para el estudio del arte en Puerto Rico. Perdemos la persona, el venerable profesor de profunda convicción religiosa, siempre acompañada de buen humor y comentarios de referencia enciclopédica”, indicó el doctor José Rigau Pérez, director de la Academia Puertorriqueña de Historia, quien destacó que era el académico con más tiempo en la Academia Puertorriqueña de la Historia (desde 1971).

“Nos hará mucha falta. También perdemos el erudito compenetrado de la época que decidió estudiar. Experimentó, en el Puerto Rico de su infancia, las resonancias de la sociedad tradicional de los siglos XVIII y XIX. Esas experiencias y luego su entrenamiento y vasta investigación, le sensibilizaron para entender el contexto y los símbolos en las obras de José Campeche”, agregó el académico.

José Luis Vega, director de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española, también lamentó la muerte del reconocido historiador y resaltó que “fallece un erudito en un momento en que en el país nos quedan muy pocos”.

“Fue un erudito en el campo de la historia del arte, de la historia de Puerto Rico y en el campo de la historia eclesiástica. Además de eso, Arturo era un cultivador exquisito del idioma como ya quedan pocos, lo era oralmente y en su prosa”, añadió Vega, tras indicar que Dávila Rodríguez era académico electo de Academia Puertorriqueña de la Lengua Española.

El Instituto de Cultura Puertorriqueña también se unió al duelo a través de una nota en Twitter, donde indicó: “Puerto Rico pierde a uno de los grandes y ahora se convierte en luz en la eternidad. ¡Descanse en paz!”.

Mientras que el director ejecutivo de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades (FPH), César Rey Hernández, indicó que Dávila se disntiguió por ser un humanista por excelencia, historiador del arte, académico y universitario. “Fue un conocedor del arte religioso y especialista en Campeche. Su obra y su mayor legado será un libro póstumo sobre Campache".

En el 2014, la FPH confirió al doctor Arturo V. Dávila Rodríguez la distinción de Humanista del Año. Este reconocimiento es la mayor distinción que otorga la institución a aquellos humanistas que durante su vida han contribuido significativamente a difundir el saber humanístico en Puerto Rico.

Legado que no muere

Dávila Rodríguez publicó alrededor de doscientos artículos de investigación en revistas académicas y en prensa, así como catálogos de exposiciones de historia del arte y del sentimiento religioso en Puerto Rico. También fue el director del Museo de Historia, Antropología y Arte desde el 1976 hasta el año 1984, años en los que organizó importantes muestras.

Según Rigau, sus escritos se publicaron principalmente en la Revista del Instituto de Cultura Puertorriqueña, los periódicos El Nuevo Día y El Visitante y loscatálogos de exhibiciones de la obra de Campeche que organizó para el Instituto de Cultura, el Museo de la Universidad de Puerto Rico y el Museo de Arte de Puerto Rico, entre otros.

“Si bien nos dejó esas publicaciones, el mercado de arte sigue encontrando pinturas de Campeche que no conocíamos y necesitarán estudio. Es difícil suponer que el futuro nos traiga otro experto tan compenetrado con ese tema”, agregó Rigau.

Para su amiga y colega, María de los Ángeles Castro, Puerto Rico pierde una de las “mentes más brillantes y uno de sus grandes intelectuales”.

“Tenía una memoria prodigiosa y una cultura amplísima, sobre todo, en todo lo que tenía que ver con la historia del arte y de la Iglesia Católica. Fue la persona que institucionalizó los estudios del arte en la Universidad de Puerto Rico”, afirmó Castro. 


💬Ver 0 comentarios