Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El debate se ha tornado virtual. Y es que ayer como un virus imposible de controlar, un correo electrónico firmado por un denominado “Comité de puertorriqueños y puertorriqueñas en defensa de la educación y la cultura”, difundió una serie de información que advertía acerca de la posibilidad de que, en la reunión ordinaria de la Junta de Directores de la Escuela de Artes Plásticas (EAP), se le pediría la renuncia a la actual rectora Marimar Benítez, para dar paso a que el actual presidente de dicho cuerpo, el profesor Manuel Álvarez López (conocido como Manuel Álvarez Lezama), ocupe el puesto.

El documento no sólo cuestionó el que Álvarez Lezama asumiera la rectoría, sino que puso en tela de juicio la salida de uno de los integrantes de la junta, Fernando Oronoz.

“El miembro destituido, con su experiencia en el sector financiero, era el más apto para atender los retos presupuestarios”, lee el documento.

En su lugar se integrará Alessandro Pietri, a quien se le señaló como un importante contribuidor de la campaña del actual gobernador Luis Fortuño. La preocupación en torno a este nombramiento gira en torno al hecho de que Pietri trabaja en importantes compañías desarrolladoras de proyectos de viviendas de alto costo.

“¿Qué ocurrirá con los edificios históricos localizados en el Viejo San Juan que actualmente albergan la Escuela de Artes Plásticas? ¿Qué relación tiene el nombramiento con estos proyectos?”, cuestiona el documento cuya procedencia no pudo ser confirmada y el destinatario -aunque sostuvo comunicación con este diario- no reveló su identidad.

“El rumor es completamente falso y es una creación de la rectora Benítez para llamar la atención porque se quiere quedar en el puesto; se cree que tiene derecho divino”, expresó Álvarez Lezama, quien aseguró que “no me interesa ser rector”.

El profesor dijo además ser de la creencia de que no debe haber ningún rector que dure más de diez años en su puesto. “En el caso de Marimar, eso no sería retroactivo”, aclaró. Benítez lleva 15 años al frente de la EAP.

“Todavía tengo proyectos que quisiera trabajar”, manifestó Benítez.

Respecto al nombramiento en la Junta, Álvarez Lezama dijo que “el término de Oronoz había vencido”. Y respecto a las quejas de algunos estudiantes en torno a su comportamiento en las reuniones que sostuvieron recientemente (se le acusó de no escucharles y de dedicar las reuniones a dibujar en una libreta sin prestar atención), aseguró que se trata de otra mentira.

También se difundió ayer un vídeo y un reporte periodístico donde se confirma que el 21 de julio de 2006, Álvarez Lezama fue arrestado por posesión de cocaína en el sector Monacillo en Río Piedras. Algo que levantó cuestionamientos en torno a su estatura moral.

“Nos da vergüenza, él no nos representa”, dijo un estudiante que prefirió no ser identificado.

“De eso no tengo nada que decir. Que miren mi vida, mi currículo. Yo me gradué de Yale, soy abogado, doy clases porque me gusta. Si un gobernador nombra a alguien, es porque sabe de sobra sobre su integridad moral”, puntualizó quien dijo coincidir con la columna publicada en varios medios en la que el gobernador Fortuño contradecía los señalamientos en torno al presupuesto de la Escuela. Estos reclamos giraban en torno al modo en que la Ley 7 afectó a la Escuela y la política administrativa del gobierno respecto a la institución académica.

Por su parte, Benítez declinó hacer comentarios respecto a los señalamientos del documento (cuya procedencia aseguró desconocer), así como sobre las supuestas intenciones de Álvarez Lezama.


💬Ver 0 comentarios