Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Son hombres superlativos dentro y fuera del escenario. De ahí que sus retratos sean precisamente así, superlativos, grandes, abarcadores, como el espacio que ocupan cuando dan vida a algún inolvidable personaje de la ópera mundial.

Se trata de la colección de retratos en acrílico sobre papel, realizados desde el 1994 al 1998 por Antonio Martorell de los más destacados artistas líricos masculinos de los últimos 50 años en Puerto Rico y que pertenecen a la colección personal del mecenas, presidente y director artístico de CultuArte de Puerto Rico, Guillermo L. Martínez.

La colección reúne los retratos de Justino Díaz, barítono (1996); Antonio Barasorda, tenor (1996); Pablo Elvira, barítono (1996); César Hernández, tenor (1996); así como un retrato de Guillermo L. Martínez (1998) a través del cual se celebra su importante aportación a la ópera, y otro del creador de todas las piezas, Antonio Martorell (1994).

Todos los cuadros formarán parte de la exposición Divos, obras del maestro Antonio Martorell, que se presentará este martes a las 6:00 p.m. en la Sala Sinfónica Pablo Casals como una colaboración de CulturArte de Puerto Rico, con el auspicio de GM Security Technologies y el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, y el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré.

La muestra, que marca la primera vez en más de 15 años que el público tendrá la oportunidad de apreciar estas obras, se presenta en saludo a El Concertone 2, un concierto dedicado a dos de los más grandes íconos del arte: Giuseppe Verdi y Richard Wagner, ambos nacidos en el 1813, hace 200 años, y que se llevará a cabo el próximo 8 de junio.

Todo comenzó en la década del 90, cuando Teatro de la Ópera presentó las óperas Cavalleria Rusticana y Pagliacci, que suelen presentarse en conjunto por tratarse de piezas muy breves para una noche. En ese montaje coincidieron Antonio Barasorda, Justino Díaz, César Hernández y Pablo Elvira. El encuentro suscitó el interés de crear una serie de retratos para ser vendidos y recaudar fondos para la institución. Martínez los adquirió y así fue como pasaron a ocupar los pasillos de GM Group. Con los años, adquirió un autorretrato de Martorell del mismo estilo y dimensiones de los anteriores, y la colección se completó con un retrato del propio Martínez, figura clave en la promoción y desarrollo de la ópera en la Isla.

“Fue una experiencia lindísima porque, además, yo estaba a cargo de la escenografía”, rememora Martorell.

“Salvo en aquella ocasión, nunca se han visto en público, y me parece que son un documento histórico importante”, comentó Martínez, quien para continuar con la tradición comisionó al artista la creación de un retrato de la misma serie del tenor Rafael Dávila, quien será el tenor del Concertone 2 y se presentará junto a la laureada soprano dramática Deborah Voigt, haciendo su debut en Puerto Rico, y la mezzosoprano Anita Rachvelishvili, quien estuvo en San Juan el año pasado en el El Concertone 1.

Los acompañará el Coro de Gala CulturArte, dirigido por Carmen Acevedo Lucio, y la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, dirigida por el maestro Maximiano Valdés. Este último cuadro será develado el próximo martes.

“Realmente se trata de compartir con el público y, en el caso de Rafael Dávila, reconocer que él está a la altura de esos otros grandes artistas puertorriqueños”, añadió Martínez, toda vez que celebró el que además se ha trabajado un catálogo de la exhibición del cual “estamos muy orgullosos”.

Con relación a las pinturas, Martorell describe que se trata de trabajos muy teatrales en los que los retratados están interpretando a un personaje.

“Tienen una actitud, son retratos, además, muy grandes, de ocho pies por cinco, de modo que en su ejecución son tetrales y operáticos. No son retratos íntimos. Me identifico con ellos porque me encanta el teatro, tanto como espectador como desde el escenario; participo de esa estética”, expone el artista, quien resume el encuentro de figuras como: “Para un divo, otro”.


💬Ver 0 comentarios