Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
El ganador del Certamen de Cuento de El Nuevo Día 2016, el joven Andrew Merz Díaz, residente de San Juan, manifestó que el premio le motiva a continuar desarrollándose en la literatura. ([email protected])

En una ceremonia realizada ayer en las instalaciones de GFR Media en Guaynabo, se llevó a cabo la premiación del decimonoveno Certamen de Cuento de El Nuevo Día. Personalidades del ámbito de la literatura se dieron cita en el evento para festejar al ganador Andrew Merz Díaz, natural de San Juan, por su cuento “Cuatro estaciones”.

Instituido en 1997, el proyecto -gestado por la escritora Carmen Dolores Hernández y avalado por María Luisa Ferré Rangel y Luis Alberto Ferré Rangel, entonces codirectores de El Nuevo Día- convoca anualmente a todos los escritores de 18 años en adelante, residentes en la Isla, con el fin de incentivar la escritura creativa en la Isla.

Nilka Estrada, coordinadora de este certamen, señaló que este año participaron unos 330 concursantes “lo que significa que, pese a las vicisitudes, los malos augurios y a la situación del País, la imaginación se sigue desbordando”.

El jurado, compuesto por los escritores José Borges, Yolanda López y Mayra Montero, reunidos el pasado 28 de noviembre, evaluó todas las participaciones y acordó otorgar el Premio Cuento, cuya bolsa es de $2,000, al relato “Cuatro estaciones”, de la autoría de Andrew Merz Díaz.

Explicó el jurado que “Cuatro estaciones” resalta por el manejo del suspenso, la magia de la cotidianidad (la de un tren urbano) y el buen uso de la alternancia entre lo vivido y lo que se pretende vivir. Se trata de una disertación íntima sobre la indecisión, que es el tema central de este escrito.

Redactado entre primera y tercera persona, con un asunto sencillo, el escrito entrega, sin embargo, un intenso relato. Su buen uso del “gancho literario”, demuestra la capacidad de captar la atención del lector, y obligarlo a proseguir línea tras línea, a fin de conocer el desenlace.

Según el jurado, el uso paralelo de las estaciones del tiempo y de las añoranzas y deseos del protagonista (metamorfoseando en cada estación del tren), es también una reflexión sobre el destino y las distancias.

“Dentro de ese marco, ‘Cuatro estaciones’ nos encierra en el vagón en el breve universo de un minúsculo viaje, bajo la piel de un varón tímido y de la chica que construye en su pensamiento. El autor ha sabido mantener el tono narrativo con gran acierto y ha creado un cuento que nos obliga a recordarlo sobre todos los demás”, destacaron.

Ejemplo a la juventud

Por su parte, Luis Alberto Ferré Rangel, director general de GFR Media, felicitó a Merz por su galardón. “El escritor lo que hace es enseñar su corazón… Estás dando el ejemplo a otros jóvenes a dar un paso valiente”, manifestó Ferré Rangel.

Adelantó el ejecutivo que el año que viene, al cumplirse los 20 años del Certamen de Cuentos de El Nuevo Día, se va a hacer una edición especial. “Queremos hacer una mirada retrospectiva de esta obra de 20 años, de una generación de autores”, sostuvo.

Al recibir el premio, Andrew Merz, estudiante de Producción y Mercadeo para la Radio en la Universidad del Sagrado Corazón, indicó sentirse contento y motivado a continuar escribiendo cuentos.

“Es la primera vez que participo en un certamen de cuentos. Desde que era adolescente me interesé en escribir cuentos, pero nunca se los enseñaba a nadie. Hice un reto con mi amiga Laura Hernández, de que semanalmente le iba a enviar un cuento escrito por mí. Cuando escribí ‘Cuatro estaciones’ a ella le gustó mucho. Un día, estaba buscando en internet y vi la noticia del Certamen de Cuentos de El Nuevo Día y decidí participar”, contó Merz.

“Cuando me mandaron el e-mail y me llamaron para notificarme que era el ganador, primero pensé que era una broma. ¡No lo podía creer! Esto lo cambia todo. El hecho de ganar un concurso como este, es un paso adelante; me motiva a seguir escribiendo”, subrayó.

Finalmente, el jurado aconsejó al joven ganador, de 24 años de edad, a continuar escribiendo. “Uno va creciendo en la literatura mientras más escribe y más lee. Aprendemos de todos los escritores. Así es como verdaderamente uno crece”, comentó López.

Por su parte, Mayra Montero reveló que fueron muchos los cuentos que leyeron. “‘Cuatro estaciones’ era intenso. Me gustó mucho. Sin embargo, debo decir que este año recibimos muchas anécdotas que no llenaban el formato literario de un cuento. También había mucho cuento infantil; ese tipo de cuento debe ir a un certamen de cuento infantil”, observó.

Igualmente, comentó López, que este año encontraron un descuido mayor en las reglas básicas de ortografía y gramática que, posiblemente, le restaba al cuento. “Si lo escribieran, los descansaran y reflexionaran, ellos mismos se percatarían de los errores”.

Finalmente, Borges declaró que el jurado estaba buscando calidad literaria. “Entiéndase, que fuese parte del género del cuento y no anécdotas. Buscábamos una narración más sofisticada. Textos que tuvieran conflictos. El de Andrew tenía conflicto, se dejaba leer, atrapaba”, expresó.

“Un buen cuento siempre resalta, se defiende solo. Eso fue lo que sucedió al leer ‘Cuatro estaciones’”, redondeó Yolanda López.


💬Ver 0 comentarios