Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La actriz dijo que está deseosa de visitar el país. (Suministrada)

La actriz Roselyn Sánchez no ve la hora en que pueda pisar suelo borincano para abrazar a su familia y entregar personalmente la ayuda humanitaria que logró recaudar para Puerto Rico.

Pero ese momento tendrá que esperar, por lo menos hasta verano, ya que la artista acaba de dar a luz a su segundo hijo, Dylan Gabriel, que nació el pasado 3 de noviembre.

Aún así, Sánchez ha hecho lo indecible para que los suministros que recogió en la ciudad de Los Ángeles a través de su fundación RS Events for Life y con la colaboración de Voices For Puerto Rico, lleguen al país.

Ayer, viernes, parte de esa ayuda finalmente se repartió entre los residentes de los barrios Florida y Cubuy, en Naguabo, donde se entregaron suministros, agua y se llevó comida. Este esfuerzo se logró con la ayuda de Foundation for Puerto Rico y Ranger Contigo/Ranger American.

La madre de Roselyn Sánchez, Olga Rodríguez, estuvo presente en la repartición, según compartió la propia artista en entrevista telefónica desde su hogar en Los Ángeles, donde reside con su esposo Eric Winter, su hija Sebella y el recién nacido.

“Mis papás son de Naguabo y yo, inclusive, cuando competí y gané en Miss Petite (1993), yo representé a Naguabo, y tengo familia allá. Además, pasaba todos los veranos allá en casa de mis abuelos. Cuando supe que este fue uno de los pueblos que fue azotado bien fuerte por el huracán María, le pedí a la gente de Ranger Contigo y Foundation for Puerto Rico que tenían que ir a Naguabo”, explicó Roselyn sobre las razones por la que llegaron a dicho pueblo costero del país.

La artista relató la compleja operación para traer las 100 mil libras de suministros de Los Ángeles a Puerto Rico. Explicó que era imposible transportar la carga en avión, ya que el costo era excesivo, y tampoco podía hacerlo por barco por la misma razón.

La solución llegó gracias a Foundation For Puerto Rico y Ranger American que le dijeron que si lograba llevar toda la carga hasta Jacksonville, ellos se encargarían de transportarla por mar hasta la isla.

“Yo le dije, 'lo que sea', después que llegue a Puerto Rico porque yo no duermo tranquila hasta que eso no llegue”, rememoró Roselyn.

Catalogó ese mes de octubre como “una locura”, entre el embarazo, las actividades de recaudación y luego la coordinación de entrega de los suministros. “Entre el embarazo, los malestares y saber que tenía todo eso en los almacenes, y cómo podía llevarlo a Puerto Rico, la verdad es que fue un dolor de cabeza. Pero finalmente se fue por barco, llegó todo y ya está todo organizado en los almacenes y ya empezamos la entrega”, compartió.

La actriz lamentó no poder estar en el país para entregar ella misma la ayuda, pero se mostró agradecida de su familia y amistades, así como de diversas organizaciones que la están ayudando en este esfuerzo.

“Me da pena porque yo misma quisiera estar ahí, yo misma poder entregar los suministros, pero el bebé está recién nacido, y pues, no puedo. Pero gracias a Dios tengo un equipo de trabajo muy lindo que me está enviando fotos y lo está documentando todo para saber que la ayuda llegó a donde yo quería”, estableció.

Además del esfuerzo en las comunidades en Naguabo, la artista donará alimentos para animales a los santuarios San Francisco de Asís, en Cabo Rojo, y a la organización Brownie Blondie.

“En las próximas semanas continuaremos impactando comunidades”, adelantó.

La artista, por otro lado, comentó que lo más que le preocupa en estos momentos sobre la situación que vive el país es que la ayuda no esté llegando a la gente más necesitada y que no haya energía eléctrica.

“Para mí es inconcebible que todavía hayan comunidades que están completamente incomunicadas y no han recibido ayuda. Puerto Rico es bien pequeñito y a 60 días (del huracán) se supone que todo el mundo se haya comunicado. Es una situación bien triste y preocupante y a saber cuántos años le va a tomar a Puerto Rico ser lo que era antes”, dijo. “Lo que espero es que esto haya sido un cantazo de la naturaleza y un orden divino de Dios para que el país se enderece y que estemos mejor que antes”, agregó para luego decir que espera que Puerto Rico se convierte en pionero en cuanto a energía solar. “Debemos convertir a la isla en algo tecnológicamente maravillosa, pero si no nos guían y no tenemos ayuda, va a ser bien difícil”, opinó.

Deseosa por volver

A pesar de la situación que vive el país, Roselyn Sánchez sigue apostando a esta tierra, la que espera pisar en verano, cuando su hijo esté “más madurito”. “Si no fuera por el bebé yo estuviera allí”, soltó.

La actriz comentó que su familia aún no conoce al pequeño, por lo que espera con ansias ese reencuentro. “Me muero por llevarlo para que lo conozcan”, dijo.

Sobre su hija, Sebella, comentó que está feliz con su nuevo hermanito, al que trata como si fuera su muñeco. “Está bien contenta y yo estoy bien sorprendida porque ella jura que él es su 'baby alive', como los muñecos. Ella está bien feliz y es bien buena hermanita”, compartió. Mientras llega la fecha para visitar el país, Roselyn Sánchez sigue ayudando a través de la organización Voices For Puerto Rico, que acaba de identificar ocho organizaciones sin fines de lucro, entre ellas Casa Pueblo, PECES y hogar La Milagrosa, a quienes le donarán entre $20,000 a $30,000 para proyectos y tareas específicas.


💬Ver 0 comentarios