Los visitantes en la exhibición en el segundo nivel de Plaza Las Américas se asombran con las imágenes de la devastación que causó el huracán

“Impresionante”. “Sorprendente”. “¡Ay Virgen Santa!” “¡Qué devastación!” “Saldremos adelante”. “Somos fuertes”. “Nos estamos levantando”...

Son algunas de las expresiones de muchas de las personas –algunas sin poder reprimir el llanto- que visitaron ayer la exhibición “A un año de María”, que se presenta en el centro comercial Plaza Las Américas.

Se trata de una selección de 122 imágenes que recogen el trabajo de 14 fotoperiodistas, de El Nuevo Día y Primera Hora, durante el devastador evento ciclónico que afectó a Puerto Rico el año pasado.

“Es revivir los momentos de todo lo que pasó. Uno puede ver cómo afectó a las personas y es sorprendente ver tanta devastación, pero también es esperanzador ver cómo se está reconstruyendo”, dijo Rafael Rodríguez, de Bayamón, tras resaltar que en poco tiempo “ya se nota que nos estamos levantando”.

De hecho, la emoción de muchos de los que recorrían el amplio salón donde se ubican las fotos era palpable. La solemnidad y tristeza con la que muchos se paraban frente a ellas, algunos con una mano sobre la boca, con ese gesto de asombro y tristeza ante lo que transmite la imagen. Otros con los ojos llenos de lágrimas, sin poder contener la conmoción que causa el dolor de los hermanos.

Es lo que sentía Norberto Díaz Díaz, de Guaynabo, quien no ocultaba su tristeza. “Me emociono porque todavía hay mucha gente que está muy mal. Ver estas fotos, me trae muchos recuerdos de todo… Pero tenemos que aprender a valorar lo que tenemos y saber que podemos levantarnos”, indicó Díaz, mientras se limpiaba las lágrimas con las manos.

Alguien que no pudo contenerse fue Amalia Lluch, profesora de la Universidad Sagrado Corazón, quien dijo sentirse “horrorizada otra vez” al ver las fotos. “Es que se puede ver el dolor por el que pasó nuestra gente. Uno sabía que había sido devastador, pero ver estas fotos, tan gráficas, es demasiado”, agregó entre lágrimas, al tiempo que resaltó que aunque mucha gente ha podido levantarse gracias a la labor de muchos alcaldes y de la ayuda que han recibido “todavía nos queda mucho por hacer”.

Esta exhibición, que se extenderá hasta el 15 de octubre, hace un recuento visual de las vicisitudes por las que pasaron miles de familias a lo largo de toda la isla. Un trabajo en el que se documenta uno de los eventos más devastadores que ha impactado la isla en los últimos 100 años.

Por eso no es extraño sentir la compasión de los que visitan este espacio, donde muchos pueden constatar, algunos por primera vez, la magnitud del huracán.

Es lo que sintieron Sary Morales y Luis Lugo, de Toa Alta, quienes dijeron sentirse muy tristes al comprobar las dificultades por las que muchas familias pasaron.

“Es impresionante ver lo que pasaron ypensar que todavía hay muchos que siguen sufriendo. Son muchas imágenes que no vimos en su momento y que al verlas ahora causan mucho dolor”, dijo Lugo, tras resaltar un área donde se exhiben fotos de los estragos y debajo las imágenes de cómo lucen hoy día. “Afortunadamente, nos estamos levantando”, agregó Morales.

Precisamente, Zahira Díaz, de Caguas, remarcó el poder de la naturaleza para destruir y, de la misma forma, reverdecer. “La naturaleza es sabia. A un año del paso del huracán, se nota el verdor. La mayor parte de Puerto Rico ha logrado salir adelante”.

Patricia Casalduc y Linachka son dos jóvenes del barrio Río Abajo, en Utuado, que vivieron en carne propia toda la furia del huracán María.

“El puente de Río Abajo se fue y nos quedamos incomunicados. Nos tomó un mes tener un panorama claro de qué estaba pasando en los barrio”, dijo Casalduc, quien colaboró con este diario reportando lo que pasaba en su pueblo luego del huracán.

“Soy consciente de que falta mucho por hacer. Todavía veo mucha necesidad porque la devastación fue gigantesca”, agregó la joven.

Mientras, Arlinda García y Lizette Borges, de Guaynabo, también admitieron “las ganas de llorar” al ver el desastre que se podía observar en las imágenes.

“Es muy impresionante ver estas fotos. Nosotros no tuvimos mayores problemas. Pero sabemos que mucha gente lo perdió todo y dan ganas de llorar ver por todo lo que mucha gente tuvo que pasar. Pero tengo fe de que, poco a poco, saldremos adelante”, coincidió García.

De forma parecida se expresó Iraida Cintrón, de Río Piedras, quien dijo que había pasado el huracán Hugo y Georges “pero María no tiene comparación”.


💬Ver 0 comentarios