(semisquare-x3)
Helena Gómez de Córdoba, curadora asociada del Museo de Arte de Ponce, María Consuelo Vázquez Arce, hija de “Compostela” y Alejandra Peña Gutiérrez, directora ejecutiva del Museo, posan con la pieza “Mambrú”, del maestro escultor. (Suministrada)

Ponce – El Museo de Arte de Ponce inauguró el sábado la exposición de arte “Compostela”, en una actividad que incluyó la visita de socios y amigos del Museo.

La nueva exposición consta de una escultura en mármol y doce tallas de pingüinos del escultor español Francisco Vázquez Díaz, mejor conocido como Compostela. Estas piezas escultóricas se unieron a la colección permanente del Museo, como parte de una donación que hizo la sucesión del artista.

Alejandra Peña Gutiérrez, directora ejecutiva del Museo, comentó que la Institución ya contaba con varios bustos de Compostela, a los que ahora se une este nuevo conjunto de trece obras, complementando así la representación del artista y engrosando la colección de arte del siglo XX del Museo.

“Estamos muy contentos de poder convertirnos en custodios de este importante patrimonio de gran valor histórico y artístico de Compostela. Fue deseo del artista donar una pequeña parte al Museo de Arte de Ponce, que con gratitud y orgullo aceptamos. Agradecemos a la sucesión por confiarnos este importante patrimonio artístico. Quisimos organizar la exposición para compartir con el público la nueva adquisición que viene a enriquecer nuestra colección permanente”, añadió la directora ejecutiva del Museo.

Las hijas del artista, Carmen Vázquez Arce y María Consuelo Vázquez Arce, estuvieron presentes en la actividad de inauguración de la exposición “Compostela”.

“Sentimos una inmensa alegría al ver las piezas de nuestro padre en esta exposición. Estamos cumpliendo la voluntad de él, que nos pidió que donáramos parte de su obra a los museos. Agradecemos a la Institución por aceptar la donación y estamos seguras de que los pingüinos tendrán una feliz estadía en el Museo de Arte de Ponce”, compartió María Consuelo.

Por su parte, Helena Gómez de Córdoba, curadora asociada del Museo, explicó que la mayoría del conjunto de tallas de pingüinos que les donaron, giran en torno al tema de la música. Entre estos hay un director musical, uno tocando violín, un pianista, varios músicos, y un tenor y la diva, entre otros.

“Los seleccionaron en honor a don Luis A. Ferré, quien tanto amaba la música, y quien además, gustaba mucho de la obra del artista. Estamos seguros que don Luis estaría muy contento con esta nueva exhibición”, destacó la curadora asociada Gómez de Córdoba.

Escultor animalista

Compostela se desarrolló como escultor animalista y en la década de 1930, definió su afinidad por un animal en particular: el pingüino.

Contó María Consuelo que, fue la novela satírica del francés Anatole France, “La isla de los pingüinos” (1908) y el documental “With Byrd at the South Pole”, del norteamericano Richard E. Byrd, que narra la travesía de este aviador explorador por el ártico y su encuentro con los pingüinos, lo que inspiraron a su padre a tallar sus reconocidas esculturas de esta ave que camina y nada por el ártico y que parece que viste de frac.

“Creó su primer pingüino en 1927, pero fue en Puerto Rico que crece su producción, usando maderas locales como el aceitillo y la caoba. Aunque las presentaba en exposiciones, normalmente agrupadas por temas, por lo general no estaban a la venta, ya que al artista le costaba desprenderse de estas”, agregó Gómez de Córdoba.

Dijo María Consuelo que su padre hizo cientos de pingüinos, agrupados por temas. Tenía de deportes, amorosos, de baile, de la música, de juegos de niños y también de crítica social, entre otros.

“Le parecían graciosísimos y tan erguidos. En esas aves encontró el medio idóneo para desarrollar un mundo, en donde reflejar la condición humana”, sostuvo.

Artista y restaurador 

Además de escultor, Compostela practicó la ebanistería fina. Hizo restauraciones, entre estas las de la iglesia Porta Coeli, en San Germán y la Capilla del Cristo, en el Viejo San Juan.

También hizo medallas; mascarillas mortuorias, como la del líder nacionalista Pedro Albizu Campos y la del poeta español radicado en Puerto Rico, Juan Ramón Jiménez y bustos de personalidades importantes del país, como Antonio S. Pedreira, Antonio Colorado, Miguel Pou, José de Diego y Luis Muñoz Rivera, entre otros.

“Papi también hizo el busto de Antonio Ferré-Bacallao, el papá de don Luis A. Ferré. A veces, papi almorzaba en la casa de don Luis, se tenían un gran aprecio”, subrayó María Consuelo.

La exposición

La exposición “Compostela”, en el Museo de Arte de Ponce se extenderá hasta el 22 de abril de 2019 y puede ser que, algún visitante del museo, al admirar las obras se reconozca en alguno de los pingüinos de Compostela.


💬Ver 0 comentarios