Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Habrá quien diga, en medio del fervor del entusiasmo, que la literatura puertorriqueña está de moda. La aseveración suena bien y se siente como una palmada en la espalda luego de una larga carrera. Pero si buscamos hablar  de romper el cerco no pequemos de insularismo.


💬Ver 0 comentarios