(semisquare-x3)
Las obras de la exposición fueron realizadas antes y después de "Mundillo nuestro". (Suministrada)

La imponente obra, “Mundillo nuestro”, del maestro Antonio Martorell y el colectivo de tejedoras puertorriqueñas Borinquen Lacers, sirve de inspiración este año para la celebración de la Gran Gala del Museo de Arte de Puerto Rico.

Tomando como punto de partida el proceso de elaboración del textil, que sirve de telón para el escenario del Teatro Raúl Juliá-Banco Popular, el diseñador Omy Lucciano creará una delicada ambientación en tonos de madera clara y tejidos para la gran fiesta, a celebrarse el sábado, 30 de marzo, a las 8:00 p.m., en el San Juan Hotel de Isla Verde.

La velada contará con la participación de Pedro Guzmán y Jíbaro Jazz en el cóctel, la banda Cien del Cielo en el bailable, y Manolo Mogil y su 80’s Band en el “after party”. Mientras, el chef Gonzalo Rivera, de El San Juan Hotel, estará encargado del menú.

Producida por la Junta de Síndicos de la institución, su personal y un Comité de la Gala, el evento es la principal actividad de recaudación del museo. Los recaudos hacen posible la continuidad de los servicios que se ofrecen al público, incluyendo talleres, casas abiertas, charlas y otros. Por cada boleto se otorgan membresías a estudiantes del sistema de educación pública. Hasta la fecha, el total de alumnos beneficiados asciende a 5,000.

Durante una rueda de prensa celebrada hoy para ofrecer detalles de la gala, la primera dama y presidenta honoraria del Comité de la Gala, Beatriz Rosselló, exhortó al público a apoyar la gestión del museo.

Para información sobre la celebración puede llamar al 787-977-4449 y 787-977-4403 o escribir a [email protected]

La exhibición

“Mundillo Nuestro” es una obra comisionada por el museo en 1999 que forma parte de su colección permanente. Mide 15 pies de alto por 30 pies de ancho y fue elaborada por siete tejedoras. La imagen realizada en hijos de algodón muestra al mundo, organizado alrededor de un Puerto Rico mucho más grande de lo que es en realidad, sobrecogido por dos manos.

La pieza es el punto de partida para la exposición “Mundillo nuestro: Antonio Martorell y sus amigos”, que se presenta en el museo a partir del miércoles y celebra los 80 años del artista.

Sobre el origen de la pieza, Martorell comentó que “todo comenzó por una preocupación por el desencajamiento del mundo. El trastorno geopolítico que sufrimos. Entonces, empecé a hacer unos dibujos y el dibujo me llevó al encaje”. Con la idea de crear el gran tejido, el artista contactó al grupo de tejedoras que hicieron realidad su fantasía. 

“Fue una ambición desmedida de mi parte, que involucró a las tejedoras, que estuvieron a la altura del reto. Este es el mundillo más grande del mundo. El mundillo se caracteriza por ser un tejido muy fino, poder hacerlo este nivel de 30 x 15, el crédito total es de ellas. Porque yo lo que hice fue un dibujo. Un dibujo lo hace cualquiera. Ellas lo hicieron posible”, comentó el artista.

La muestra, curada por Humberto Figueroa, presenta un escogido de obras de Martorell realizadas antes y después de “Mundillo Nuestro”. La secuencia muestra la estrecha relación entre las artes del tejido, la caligrafía, el bordado y otros trabajos artesanales, que está presente en el trabajo del artista.

Entre los dibujos se encuentran diseños en caligrafía y tinta alusivos a la obra Mariana o el Alba de René Marqués, y también una trinitaria que construyó para la escenografía de la misma pieza.

“Uno de los méritos de esta exposición para nosotros es que hemos cobrado conciencia de que la trayectoria nuestra tiene un sentido, dentro de la variedad. Muchas veces los críticos han dicho que yo soy disperso. Es cierto. Soy disperso. Pero mi dispersión tiene un método. Mi locura tiene un método porque hay, literalmente, hilos que enlazan toda la producción. Si vamos a ver, la caligrafía, la cartografía y el encaje son formas análogas porque hay una línea que va configurando la imagen”, mencionó Martorell.


💬Ver 0 comentarios