Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Washington – Con una trama detestivesca, que se desarrolla principalmente en Miami, la periodista española Rosana Ubanell acaba de hacer su debut oficial como novelista.

“Volver a morir” es el título de la novela, que tiene como protagonista al detective cubano Nelson Montero.

Para Ubanell, su despunte como novelista representa una nueva etapa en su vida.

Durante la última docena de años se ha desempeñado como subdirectora de la revista Nexos de American Airlines. Primero desde la zona de Washington D. C., a la que llegó en 1990 como corresponsal de la revista Tribuna, y a partir de 2002 desde Miami, donde ahora reside.

Pero dos de sus tres hijos están en la universidad y el tercero ya tiene licencia de conducir. Como resultado, su agenda -que con orgullo dice que siempre ha estado muy organizada- se achicó.

“Me quedó un tiempo libre, pues el horario de la revista es muy aleatorio”, dice, en una entrevista telefónica desde su residencia.

Desde hace cuatro años, dedica entonces muchas noches y las mañanas de los fines de semana a la creación literaria.

“Tan importante como la inspiración es la transpiración”, indica Ubanell, quien se decanta fanática de Agatha Christie.

Sus primeras entregas no rindieron fruto.

Pero su cuarta producción, “Volver a morir”, le consiguió en 48 horas una respuesta favorable de la editorial Penguin, que mandó a imprimir una edición de 30,000 libros que ya se agotan en Estados Unidos, por lo que viene una segunda orden.

A la autora, la vida en Miami, donde lleva radicada hace una década, la embrujó. “Es Estados Unidos, pero el ambiente hispano y latino es maravilloso”, señala.

El personaje principal, por eso, tenía que ser cubano. “Me encanta como hablan los cubanos”, agrega, aunque físicamente, dice, Montero es un viejo amigo de Sevilla, España.

En “Volver a morir”, Montero se encarga de la investigación de un prestigioso veterinario de Miami, con la ayuda de su amigo Teo Osorio, un hacker.

La pesquisa, que se extiende a México y Argentina, descubre “uno de los secretos mejor guardados de la historia latinoamericana que implica a varios gobiernos del continente”.

La trama arranca con la muerte del veterinario y con el descubrimiento de su viuda de que no solo no es la única que llora al difunto, sino que hay muchas lagunas que desconocía en el pasado de su marido.

Las dudas la llevarán a contratar a Montero quien, junto a su amigo el hacker, irá descubriendo una serie de sospechosas pistas de origen incierto regadas por todo Miami.

El Vasco, un dueño de un bar de tapas en la calle Ocho, de origen navarro, y el Virtuoso, un artista colombiano muerto de hambre, son otros personajes de mucho colorido.

“Todos los personajes tienen una mezcla de realidad y ficción. Siempre te inspiras en lo que ves, sientes e imaginas. Nelson Montero se fue desarrollando solo en mi cabeza”, explica.

Ubanell, de hecho, considera que “Nelson Montero es el primer detective hispano de la literatura norteamericana y creo que ya hacía falta uno. Poco a poco, vamos teniéndolo todo”.

Es la primera vez que Penguin publica en castellano en España, donde desde octubre la novela está a la venta.

En Puerto Rico se consigue en Walgreens, Kmart y Costco.

Penguin le ha comprado otra novela inédita que saldrá a la venta en 2012 (de intrigas, asesinatos, aventuras y un alto contenido erótico) y una segunda entrega sobre el agente Nelson Montero, en la que en estos momentos trabaja y que espera que se publique en 2013.

Ubanell menciona que además negocia una serie de televisión y la posibilidad de un largometraje.

Su salto al mundo de la literatura, sin embargo, no le alejará de la revista Nexos, la cual los pasajeros de American Airlines encuentran en el bolsillo frente a su asiento.

“Nexos me permite viajar a muchos sitios distintos a los que conoce un turista. Mi trabajo me gusta -dijo- y los viajes me enriquecen mucho”.


💬Ver 0 comentarios