Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

“En cada parte del mundo hay un gran bailarín puertorriqueño... Siempre hay que representar la vida en la danza, bailar como se vive”.

Esas fueron algunas de las palabras que formaron parte del emotivo discurso que la exbailarina y reconocida Ballet Mistress María Carrera ofreció ante bailarines y artistas de todas las principales compañías del país, quienes el pasado 16 de agosto, le rindieron tributo con el espectáculo “Unidos en Carrera”. Esto, luego de que se diera a conocer su diagnóstico de cáncer.

Y, aunque muchos sabían que probablemente ese sería su último espectáculo, cuando esta mañana trascendió la noticia de su fallecimiento, quedó claro que nadie está preparado para noticias así.

Al momento, solo se ha informado que su cuerpo será velado en una funeraria en Río Piedras el jueves y el viernes.

“Quiero recordarla como una gran mujer que se hizo de un espacio en el mundo de la danza en un momento en que era muy difícil. Fue algo bien repentino y, aunque muchos ya lo esperábamos porque ella se había negado a recibir más tratamiento, nadie te prepara para esto”, comentó el bailarín de Ballets de San Juan, Andy Machín quien participó del mencionado homenaje en el que cada compañía de danza presentó una pieza a modo de homenaje.

Biografía

Carrera comenzó sus estudios de ballet clásico en Puerto Rico y luego en Washington D.C. Entre sus primeros maestros se encuentran Ana García, León Fokine y José Parés. A los 17 años ingresó al Ballet Nacional de Cuba, donde tuvo como maestro principal a Fernando Alonso. Con esta compañía bailó todo su repertorio clásico, neoclásico y contemporáneo, realizando además extensas giras por Suramérica, Europa y Asia.

También fue maestra en la Escuela Nacional de Ballet y entrenada en las metodologías Vaganova y la Cubana. A su regreso a Puerto Rico, se unió a Ballets de San Juan como bailarina y luego como maestra de la escuela de la compañía. Como ensayadora, realizó montajes importantes como el ballet Giselle y preparó bailarines principales. También entrenó a María Teresa del Real para la Competencia Internacional de Ballet en Varna, Bulgaria, donde la joven recibió la medalla de bronce en la categoría profesional.

En 1990, se unió a Ballet Concierto de Puerto Rico como maestra de la compañía y Directora de Ensayos, siendo también maestra del Conservatorio de Ballet Concierto. Escenificó Les Sylphides, Paquita, Giselle y el Divertissement de Napoli, entre otras. Entrenó a Diana Pérez, de 15 años, para las Competencias Internacionales de Ballet en Jackson, Mississippi, donde la joven recibió medalla de oro. Además, entrenó a Ricardo Torres, luego bailarín con American Ballet Theatre, Washington Ballet  y Houston Ballet, para las Competencias Internacionales de Ballet en París, Francia; entre otras importantes figuras del ballet en Puerto Rico  que ha entrenado para competencias  y festivales internacionales, como María Julia Landa, Rebeca Canchani, Miguel Campanería, María Teresa Robles, Carlos Cabrera, Laura Valentín, Rodney Rivera, entre otros. 

Fue maestra principal de la Escuela English National Ballet y maestra invitada del English National Ballet en Londres; en The Place, Londres; en Atterballeto, Italia; en la Escuela de Bellas Artes de Birmingham, Alabama y en estudios y escuelas de Puerto Rico, entre ellas la escuela especializada en ballet clásico Julián E. Blanco en San Juan.

Desde 2005 a 2006 laboró como Coordinadora Artística y Ballet Mistress de Balleteatro Nacional de Puerto Rico, desarrollando el primer Taller de dicha compañía, junto a Miguel Campanería.  Sus estudiantes se han destacado como bailarines en compañías como: Joffrey Ballet, English National Ballet, American Ballet Theatre y Les Grands Ballets Canadiens. En Puerto Rico, su mayoría son destacados bailarines y profesores.

Al final de su carreral laboraba como profesora  de Balleteatro Nacional de Puerto Rico, Compañía de Danza Contemporánea Andanza, School of the Performing Arts de Waldo González y fue maestra  de la  Escuela de Bellas Artes de Carolina, para la cual escribió  y estableció el currículo de ballet clásico. Además era la Ballet Mistress de Balleteatro Nacional de Puerto Rico.