Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En una playa sanjuanera, varias adolescentes lo miran sin parar. Quieren ocultar su intriga, pero cuchichean tanto que no logran disimular que se sienten encantadas por el chico alto, blanco y de ojos azules que tienen de frente bajo el sol. Él sabe que lo observan y, de todos modos, se mantiene sentado, calmado, hablando de su fe cristiana. 


💬Ver 0 comentarios