El acusado asegura que no ha mantenido contacto con Britney Spears desde 2009. (AP) (semisquare-x3)
El acusado asegura que no ha mantenido contacto con Britney Spears desde 2009. (AP)

A pesar de que está a punto de cumplirse un mes de que Britney Spears está internada en un hospital psiquiátrico, algo cierto es que su salud mental sigue en riesgo debido a que los médicos aún no hallan la combinación correcta de medicamentos para la mejora de la cantante.

Es por ello que los familiares de Spears están totalmente convencidos de que el exmanager de Britney, Sam Lutfi, es el responsable de haber guiado a la famosa de 37 años por el mal camino, ocasionando su primera crisis mental en 2008 y actualmente por seguir acosándola a ella y al resto de la familia, así lo reveló el portal TMZ. 

También lo culpan de que, después de tantos años y a través de su madre, siga hostigando a la cantante con amenazas de publicar en redes sociales sus más oscuros secretos y utilizando a sus fans para que salga de la clínica.

Por eso, es que el Tribunal Superior del Condado de Louisiana le concedió a la familia una orden de restricción contra el representante, pues según el mismo portal, Lutfi tiene prohibido acercarse a la cantante y mantenerse a al menos a 590 pies de distancia de Britney. Tampoco puede hacer comentarios despectivos sobre ella.

Sin embargo, el acusado asegura que, no ha tenido contacto directo con la cantante desde 2009, admitiendo que llamó y le envió mensajes a su madre, Lynee Spears, pero que nunca intentó chantajearla. 

"Estamos decepcionados con el fallo", dijo el abogado de Lutfi, Marc Gans, en un comunicado sobre la nueva orden. "Me parece que esto es excesivamente amplio y que viola los derechos constitucionales del señor Lutfi".


💬Ver 0 comentarios