Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Christina Perri no tuvo la oportunidad de ir domando los nervios que sufre un artista en sus primeros encuentros con el público.

La joven pasó de ser una mesera a cantar en televisión nacional, luego de que el programa “So You Think You Can Dance” usó su tema “Jar of Hearts” en una coreografía en junio de 2010. Cuando los espectadores oyeron su canción comenzaron a bajarla y en cuestión de tres semanas se habían vendido 200,000 descargas.

Actualmente Perri, de 25 años, es una de las cantantes más exitosas de la nueva cosecha de artistas gracias a “Jar of Hearts” y “Thousand Years”, de la cinta “Twilight: Breaking Dawn”.

En el marco de su primera presentación en la Isla, el 28 de abril en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré de Santurce, la artista conversó en exclusiva con El Nuevo Día y demostró que a pesar del cambio radical que sufrió su vida, la fama y las presiones que puede sufrir por parte de la industria musical, mantiene los pies en la tierra y sigue fiel a su estilo, que se destaca por una voz de tonos bajos y melodías directas que construye con su piano y guitarra.

“Llevaba tocando mi música diez años, pero el éxito me llegó de un día para otro. Renuncié a mi trabajo de mesera, me tuve que mudar a Nueva York, conseguí un contrato con un sello discográfico, fue como una película. Por un tiempo no lo podía creer, por unos meses me despertaba y pensaba que todo era un sueño. Hacía lo que estaba frente a mí, pero no lo procesaba hasta que me di cuenta de que todo era realidad”, afirmó la cantante que nació en Filadelfia, Estados Unidos.

Para mantenerse enfocada, Perri asegura que en medio de todo el frenesí que le ha traído el éxito, siempre busca hacer lo que le gusta.

“La vida se convierte en una fantasía, yo le llamo el circo, viajo todo el tiempo y tengo que salirme de eso. Yo tengo que tocar la base de mi casa, hacer cosas normales, porque vivo en esta realidad alterna en ‘Musicalandia’. Me llevan con chofer, hago shows. Así que creo que es importante para la gente que trabaja en el mundo del entretenimiento que haga las cosas que le gusta”, destacó la artista, quien tiene 50 tatuajes en diferentes partes de su cuerpo.

Por la intensidad de las letras de las canciones parecería que la cantante vive el sentimiento a flor de piel. El amor es un tema recurrente en su obra, sin embargo, le gusta darle un toque de fortaleza. Perri asegura que siempre vivió las sensaciones de manera especial.

“¡Dios mío fui una niña tan rara! Siempre fui tan emocional, incluso melancólica. Sentía que me afectaban las cosas más que a los demás, veía a mi hermano sonriendo, tocando guitarra y siendo el alma de la fiesta. Yo pensaba todo, lo analizaba de más y era melodramática. Me río ahora, pero en la adolescencia pensaba: ¿qué pasa conmigo? Cuando puse todos esos sentimientos en canción todo tuvo sentido”, relató.

Perri nunca ha visitado la Isla, por lo que está muy emocionada porvenir por primera vez. El concierto que presentará abordará su primer disco “Lovestrong” y algunas canciones que formarán parte del segundo, el cual espera lanzar el próximo año.


💬Ver 0 comentarios