Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Tras varios días de controversias, la animadora Gricel Mamery regresó hoy al programa radial ‘Gozando en la mañana’ de la emisora Fidelity.

Durante la amena conversación con su compañero locutor y comediante, Raymond Arrieta, surgió la idea de subastar el sostén con el que fue fotografiada en las fiestas de la calle San Sebastián, cuando el chismólogo argentino, Javier Ceriani, le subió su camisa y le tocó el busto.

“Esos brassieres no te van. Son brassieres de vieja”, soltó Arrieta, tras darle la bienvenida a su compañera.

“Son brassieres que te aguantan bien”, le contestó ella.

“¿Ven acá si yo hubiese tenido un traje de baño?”, ripostó la animadora, quien fue despedida del Canal 6 tras las controvertibles fotografías.

Arrieta le ripostó: “Eso era peor que un traje de baño. ¿Por qué tú no coges esos brassieres lo firmas y hacemos una subasta aquí?...Lo subastamos y sacamos dinero para el cáncer”.

“Oh, sí”, contestó Mamery, en momentos en que explicaba que ha pensado mucho colaborar con las mujeres víctimas de cáncer de seno.

La conversación culminó con la conclusión de que los fondos levantados serán para las pacientes víctimas del cáncer del seno que se atiendan en el Hospital Oncológico.

Tras enfatizar que la controversia terminará en una buena obra, Mamery informó que durante el día de hoy se reunirá con el presidente de la Corporación para la Difusión Pública, Pedro Rúa Jovet, para discutir su despido del programa “¡Qué Noche!”.

“Hoy vamos a hablar. No es nada personal. Esto es puramente profesional”, indicó Mamery, a preguntas de un hombre que llamó a la emisora radial.

Expuso que esta será una oportunidad para hablar de frente a frente con el presidente del Canal 6, ya que “eso no sucedió” cuando la despidieron la semana pasada.

De paso, agradeció todo el apoyo que ha recibido por parte del pueblo y de reconocidos artistas y reiteró que el incidente que vivió se trató de una broma.

“Es algo que no me esperaba, porque aquí yo no cometí ningún acto indebido. Aquí, pues, se me hizo una broma de muy mal gusto, una broma pesada. Yo no estoy culpando a nadie, porque aquí nadie tiene una culpa de nada. Fue un momento de euforia, fue un momento en que estábamos compartiendo. Son personas extranjeras (Ceriani y Ana María Canseco) que yo los tengo aquí. Los estoy llevando, estábamos haciendo un proyecto piloto para un programa de televisión internacional”, sostuvo en entrevista con NotiUno.

Dijo que Ceriani “es una persona desatada. Él es un loco de la vida, él mismo lo dice, muy simpático, pero es atrevido en sus cosas”.

No obstante, no explicó si tuvo alguna reacción en contra del chismólogo por haberle tocado sus partes íntimas y darle un beso en la boca.

La bienvenida a Mamery en Fidelity y Uno Radio Group ocurrió una semana después de que un periódico nacional publicara las controvertibles fotografías que desataron el escándalo.


💬Ver 0 comentarios