(semisquare-x3)
Kiara Ortega. (Vanessa Serra Díaz)

Para Kiara Ortega hoy es uno de los días más felices de su vida. A solo horas de haber sido coronada como Miss Universe Puerto Rico 2018 la emoción la embarga, se siente complacida por haber logrado un meta que le costó mucha determinación y sacrificio alcanzar.

Pero toda esta alegría no borra de su mente los sentimientos que experimentó hace justo un año, esa mañana del 21 de septiembre de 2017, cuando despertaba a la realidad de que el país había cambiado por completo luego del azote del huracán María.

“Ese día me levanté con miedo, con mucha incertidumbre porque no sabía qué iba a pasar con nosotros. No sabía de mis familiares. Lo pasé en Guaynabo, en casa de mi novio. Mis familiares estaban en San Juan y no sabía de ellos. Mis abuelitos viven en una zona inundable en la barriada Borinquen en San Juan. El 21 pude llegar hasta ellos y fue bien triste ver cómo estaba, fue el lugar en el que me crie y tengo muchos recuerdos de allí”, recordó la joven de 25 años.

Contrastando con ese recuerdo, Ortega destaca que hoy está feliz, tiene a toda su familia unida y apoyando este sueño convertido en realidad.

“No tengo incertidumbre para nada. Sé directamente a donde voy, estoy concentrada y segura de mí. Es bien diferente a lo que viví el año pasado. Anoche, antes de salir a la pasarela, estaba reflexionando sobre lo que estaba haciendo a esa hora el año anterior. Estaba con Miss Vega Baja (Alejandra Pagán), le pregunté y ella me dijo que (el año pasado en esta misma fecha) estaba asustada porque seguía creciendo el agua”, comentó.

Ahora, Ortega abraza con emoción y esperanza este reto de representar a su país ante el mundo, en la competencia que se celebrará el próximo 17 de diciembre en Tailandia. Y, aunque ya siente que sobrepasó un gran reto al ganar el concurso local, sabe que la preparación que le espera será intensa por el poco tiempo que le resta para el Miss Universe.

No obstante, la joven sanjuanera que representó al municipio de Rincón, dejó claro que está dispuesta a entregarse por completo a su proceso porque tiene como norte representar dignamente a su país y devolverle la esperanza y la alegría luego de un año tan difícil.

“Pienso que este certamen es eso, es el renacer de Puerto Rico a un año de María y sé que muchas personas tienen expectativas grandes con este certamen de Miss Universe. Yo espero y añoro traerles esa corona”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios