Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Más allá de esa “Titi Chagua” amorosa y amiga de los niños que el público puertorriqueño conoció durante  tres décadas, la película Rosaura presenta a una Rosaura Andreu, enfrentando  sus luchas a través de su vida, la que desde muy niña tuvo que ponerse a trabajar de artista por necesidad y casarse a los 12 años por ingenuidad.   

“Uno de los privilegios que me da este personaje es vivir su vida, de la que nadie participó que no fuera su familia. Era una mujer íntegra, entregada a sus hijos, de relaciones amorosas intensas, luchadora. Ella es uno de esos ídolos que al conocer su realidad, sus vicisitudes, la fuerza de voluntad que tuvo para lo que luego fue 'Titi Chagua' hace que  uno   se crezca como actriz”, expresó la actriz Yinoelle Colón que interpretó a Rosaura de los 17 a los 36 años.   

Padre e hijo como “Tres Patines”. A René y Félix Monclova les tocó ponerse en la piel del actor  Leopoldo Fernández “Tres Patines”, el primer esposo de Rosaura Andreu. Cuando se casaron ella tenía tan sólo 12 años y, como su familia era pobre, tuvo que usar   el traje de la comunión que había usado dos años antes. Él tenía 26 años y ya era conocido en su natal Cuba. 

A medida que Félix  iba estructurando su caracterización de Leopoldo se iba fascinando con el personaje. 

“Hay pocas oportunidades para los actores  jóvenes caracterizar  y  siempre es arriesgado, y lo hace más intenso  el hecho de que no lo conocí y de que la referencia histórica son vídeos y estos son de su vejez. Lo estoy representando en los años 30, y me tengo que imaginar cómo fue la vida de esa persona basada en la vejez que estoy viendo y en lo que me dicen. Me enfrento al problema de que si hago un Leopoldo que nadie conoce no es creíble, así que lo tuve que hacer más apagado y con  los ojos más cerrados. Me he hecho fanático de él, me he dado cuenta de lo genio que era como comediante, tenía un 'timing' increíble. Me parece que era un actor superior a los demás, adelantado a su época. Como muchos, él empezó a actuar por pura necesidad, venía de una familia de muchos hermanos y  quizá por eso  era tan despachao porque venía de  cuna que no era  privilegiada”, comentó Félix, quien dijo que lo más difícil fue hacer las  escenas íntimas porque su referencia era el juez de “La tremenda corte”.   

René Monclova no  conoció a Leopoldo pero sí a su hijo  Pucho Fernández que tenía muchas cosas de él, incluso su físico delgado. “Él era un hombre con un físico nada agraciado, pero que las mujeres se volvían locas por él, por algo le decían tres patines”, dijo el comediante. 

La participación de René es corta ya que se remite a cuando ella  va a Cuba a reclamarle ayuda para el hijo (Miguel Fernández) que ya era un adulto y quería ir a la universidad. “Se puede ver  al viejo don Juan todavía activo y quemando los cartuchos echándole flores a ella a pesar de no haber sido solidario  porque nunca se encargó de ese niño. Los trató de maravilla pero cuando regresaron a Puerto Rico no recibieron ni un centavo”, contó.

Ángela Meyer es la productora de la película  financiada por Carlos Cervantes, el hijo menor de Rosaura, que deseaba que la historia de su madre no quedara en el olvido y le pidió a la actriz cuyas madres eran amigas de toda la vida que la realizara.

Ángela recordó aquellas palabras premonitorias que le dijo un día y que se están cumpliendo. “Sabía muchas historias dolorosas de Chagua contadas por ella misma y un día le pregunté que por qué me contaba eso a mi, y me dijo 'quien mejor que tú para saberlo'. Le comenté que un día me gustaría llevar su vida a la pantalla, entonces me respondió 'tal vez algún día cuando yo no esté'. Recuerdo que me eché a llorar porque la amaba'”.   


💬Ver 0 comentarios