Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La joven sevillana, ángela Ponce, es modelo y trabaja con personas discapacitadas. (EFE) (vertical-x1)
La joven sevillana, ángela Ponce, es modelo y trabaja con personas discapacitadas. (EFE)

Miss Universe España ha marcado un hito en su historia, pues ha coronado por primera vez a una mujer transexual para representar a España en la edición global del certamen que se celebrará próximamente. Su nombre es Ángela Ponce, tiene 27 años y viene de un pequeño pueblo, Pilas, en Sevilla.

EFE charló con la modelo para ver cómo está llevando los días después de la coronación. “Están siendo unos días ajetreados, de entrevistas, posados... no paro”, comentaba ángelasobre su agenda.

Se describe como “una chica normal y sencilla, a la que le gusta leer, las series y que, además, busca transmitir un mensaje: no importa qué tipo de mujer seas porque al final todas somos eso, mujeres”.

Forma parte de una familia humilde con la que le encanta pasar su tiempo. Empezó desfilando en Andalucía para la moda flamenca. Acabó los estudios obligatorios y se embarcó en la carrera de informática, pero se dio cuenta de que no le llenaba y comenzó a trabajar con discapacitados.

Llega a Miss Universe después de haber sido nombrada Miss Cádiz en 2015, donde también era la primera mujer “trans” en ganar.

Después de ganar la primera corona, Ángela no pudo participar en Miss Mundo porque este no admite mujeres transexuales al contrario que Miss Universe. Aquí ha tenido que enfrentarse a otras 19 candidatas con las que afirma haber ido todo muy fluido y no haber tenido ningún problema por su condición.

Para la “miss” su función “no es ser solo una cara bonita si no que eres la embajadora de la solidaridad de tu país. Tienes que trabajar con fundaciones y organizaciones de ayuda de todo el mundo”.

Sobre el concurso a escala mundial, la joven sevillana comenta respecto a sus pruebas que se basarán en “convivir con mis compañeras, saber estar, diferentes entrevistas con la organización...”

"Una gran victoria"

Pero, como bien dice Ángela su éxito no es solo suyo, “cuento con un equipo maravilloso detrás que me apoya, me ayuda en todo y siempre está presente”, opina la andaluza sobre cómo ha llegado a donde está. Gracias a este conjunto afronta su reto del Miss Universe, de una manera más tranquila y esperanzada.

La española afirma que “llegar hasta aquí ya es un gran logro y un orgullo, una gran victoria para mí y para todas las mujeres como yo, y por supuesto, para el colectivo LGTBI (Lesbianas, Gais, Transgénero, Bisexuales e Intersexuales)”.

Respecto a la educación y la sexualidad en los niños, opina que “en los colegios se debe hacer más hincapié en estos temas, orientar a los menores y que ir al cole no solo sean matemáticas y lengua, hay que enseñar y educar también en la diversidad”. Aquí, pone de ejemplo a la Fundación Daniela, de la cual es miembro muy activo.

Se trata de una organización que trabaja con menores LGTBI, con sus padres y a veces también con los colegios para orientarles. “Trabajan desde el ‘coaching’ hasta ayudar económicamente a las familiasque no se pueden permitir el tratamiento hormonal, en el caso de que el menor lo quiera”, comenta la Miss Universo España sobre la labor del grupo.

Ángela Ponce se plantea qué hacer si gana el concurso y si le llegara la oferta para participar en una serie o una película. “Seguiré luchando por mi colectivo y con mi fundación”, responde.

Antes de Ponce, en 2012, la joven transexual Jenna Talackova compitió por el título de Miss Canadá, para Miss Universe, aunque no ganó la corona en su país.

Su evolución

En una entrevista con EFE cuando se coronó Miss Cádiz, Ángela reveló su camino hasta ser la persona que es hoy.

Ángela realizó su cambio completo de sexo en el 2014.

“La base de todo es que mi familia me apoyara. Cuando era pequeña íbamos con mi hermano a comprar y mis padres me decían que podía coger un juguete. Yo recuerdo irme para las muñecas y coger la muñeca Barbie y decirles: ‘esto es lo que yo quiero’. Nunca me dijeron ‘no, los niños juegan con balones y coches y las niñas con muñecas’. Mi padre cogía la Barbie y montaba la muñeca conmigo. Por eso dentro de lo malo he sido muy afortunada”, asegura.


💬Ver 0 comentarios