Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

“Yo lo fabrico, yo lo uso y yo lo recomiendo” y “¡Ajá, te cogí!, te creías que no me iba a dar cuenta,”. Son algunas de las frases que aún resuenan en la mente de todos los puertorriqueños que reímos con las ocurrencias de “Toribio” y “Cuca Gómez” en las décadas del 1980 y 1990.

Tal cual lo hicieron estos personajes en ese periodo y como si se tratase de una pausa en el tiempo, el espectáculo “Los Kakukómicos: ¡El regreso!” cautivó anoche con su ingenio de comedia sana y toques de picardía a todos los que asistieron al Centro de Bellas Artes de Caguas.

Y es que los recordados kakukómicos: Raquel Montero, Otilio Warrington “Bizcocho”, Juan Manuel Lebrón, Adrián García, Walleska Seda, Shorty Castro y Lourdes Chacón, habrán perdido juventud, pero su sentido del humor, la química y la dinámica que los llevó a conquistar al televidente boricua permanece intacta sobre el escenario. Con sus pasos de comedias del ayer reafirmaron que la nostalgia siempre es un elemento de peso a la hora de medir el respaldo del público puertorriqueño, aunque en esta ocasión no fue suficiente para ocupar la sala en su totalidad.

Tras una ausencia de 21 años en la televisión, el espectáculo se presentó similar a la producción televisiva. Cada uno de los comediantes desfilaron por la rueda alumbrada que solía formar parte del inicio de la presentación del programa. El primero en cruzarla fue Lebrón y la última en hacerlo fue la invitada especial, la comediante Tita Guerrero. De manera informal iniciaron un diálogo de chistes y refranes.

Guerrero de inmediato bromeó con que “tuve que esperar más tiempo del que creía para formar parte de los Kakukómicos”. De hecho fue la animadora de TVO la responsable de presentar algunas de las escenas y de ser el puente generacional para narrar la historia del espacio televisivo.

El primer paso de comedia revivió las ocurrencias del doctor Hestor Tillado, interpretado por Adrián García. La escena fue saturada por chistes cotidianos en los que el doctor comparó las dolencias médicas con situaciones de la actualidad, provocando la risa de la audiencia. Fue la interacción del médico con “El Veterano”, Juan Manuel Lebrón lo que instó a múltiples carcajadas. Como de costumbre, sin caer en lo vulgar ni en lo chabacano, presentaron el espacio cómico con mucha picardía.

La propuesta teatral producida por Yan Ruiz y Alexis Sebastián Méndez integró anuncios y comerciales de la época como intermedio en cada espacio de comedia.

El segundo acto de comedia le tocó a “Los angelitos” para recordar el programa “Esto no tiene nombre”. En ese viaje de recuerdos se montaron Castro, Lebrón y Guerrero.

Acto seguido, el escenario fue ocupado por “Reguerete” (Bizcocho) para darle vida al recordado “El Timbiriche”, que en el pasado fue atendido por el fenecido Machuchal.

La aparición de Chacón en escena revivió la época en que muchos hombres se sentaban frente al televisor para admirar las curvas de lavedette, que aún exhibe buena figura.

El espectáculo continúo con los pasos de comedia “Soledad y Solitaria”, “Los Viejos del Dominó”, “Toribio” y “Cuca Gómez”. Los comediantes más aplaudidos de la noche fueron García, Castro, Lebrón y Bizcocho.

La segunda función es esta noche en el Centro de Bellas Artes en Caguas.


💬Ver 0 comentarios