En abril de 2017 Miguel Bosé publicó en sus redes sociales esta foto junto a los cuatro niños que ha identificado como sus hijos. (Instagram) (semisquare-x3)
En abril de 2017 Miguel Bosé publicó en sus redes sociales esta foto junto a los cuatro niños que ha identificado como sus hijos. (Instagram)

La demanda establecida por el escultor Nacho Palau contra el afamado cantautor español Miguel Bosé promete abrir un debate entre los círculos legales de España, específicamente por las decisiones que puedan tomarse en materia de custodia de menores habidos entre una pareja que no está legalmente casada y cuyos hijos han sido procreados mediante vientre subrogado.

El pasado miércoles, España se estremeció con la noticia de la demanda de Palau, un escultor de Valencia, contra Bosé, que revelaba que habían convivido por 26 años, y que el motivo del recurso legal era esencialmente velar por el bienestar de los hijos habidos durante la relación, en referencia a las dos parejas de gemelos que hasta entonces se identificaban como hijos de Bosé, concebidos mediante gestación subrogada.

De acuerdo con información publicada por el diario español El País, el abogado de Nacho Palau, José Gabriel Ortolá, presentó una demanda contra Miguel Bosé. En ella, según fuentes del diario, “el artista valenciano reclama al cantante poder seguir compartiendo los cuidados y la educación de los cuatro niños, como hacían hasta su separación”.

Actualmente Bosé vive en México con dos de los niños, mientras la otra pareja de gemelos permanece en España con Palau.

De acuerdo con la fuente citada por El País, “Palau considera que los niños, aunque no son hermanos de sangre, sí se han criado como tal. Su abogado defenderá el concepto de ‘allegado’ -un término que contempla el Código Civil- para solicitar al juez que los pequeños sigan teniendo relación entre ellos y que el escultor también pueda seguir actuando como padre”. Bosé, según la fuente de El País, considera que Palau no tiene ningún derecho sobre los niños.

En el 2011, Miguel Bosé dio a conocer a través de las redes sociales que había sido padre de Diego y Tadeo. Dos años después se supo que criaba dos niños más: Ivo y Telmo. Entonces se supo que los pares de gemelos se llevan siete meses de diferencia, pero no se explicó más. Los niños nacieron por vientre de alquiler. Bosé siempre se refirió a ellos como sus hijos.

De Palau no se sabía nada sobre su relación con el cantante ni con los niños.

De acuerdo con El País: “La demanda es todo un reto, según explican abogados expertos en derecho de familia consultados por este periódico. En el pleito habrá que tener en cuenta dónde están inscritos los niños tras su nacimiento y qué relación tienen Bosé y Palau con los hijos de cada uno. También jugará un papel importante los países en los que han vivido”.

Se sabe que desde su nacimiento, los cuatro niños han vivido como una familia, primero en Madrid y luego en Panamá, donde Bosé vivió por cuatro años hasta que se produjo su separación de Palau.

Para los abogados consultados por El País, resulta difícil hacer una valoración técnica del asunto “dado que de la casuística de esta familia dependerá las posibles consecuencias jurídicas de esta separación”. Sin embargo, coinciden en afirmar que es “imprescindible preservar ante todo el interés y beneficio de los menores involucrados, dada la notoriedad de sus progenitores y es a ellos a quienes se debe la máxima consideración y respeto, para evitar injerencias y vulnerar su derecho a la intimidad”.


💬Ver 0 comentarios