(horizontal-x3)
Meryl Streep pagó $275 para patentar su marca. (AP)

Ella es sinónimo de éxito, reconocimiento y calidad artística. Meryl Streep , actriz que ha sumado 21 nominaciones al Oscar recientemente con la cinta "The Post", quiere que su nombre no se asocie a nada más sin su consentimiento.

La tres veces ganadora de la estatuilla otorgada por la Academia de Cine de Hollywood acaba de solicitar que se registre su nombre como marca para que nadie se aproveche de él. Así, Streep busca tener "el monopolio del uso de su nombre sobre cuestiones de entretenimiento, incluyendo apariciones en vivo, en televisión y en películas". 

Para ello, la intérprete tuvo que pagar la cifra de $275. Con esta medida, la actriz se asegura de que no haya ningún otro producto de entretenimiento llamado Meryl Streep. De igual forma impide que cualquier otra persona firme autógrafos con su nombre, aparezca en conferencias o abra una página web. 

De acuerdo a los documentos que presentó la semana pasada, en ellos se asegura que su nombre se asocia a la industria del espectáculo desde 1975, año en el que recibió su diploma en Artes por la Universidad de Yale.

Meryl Streep, no obstante, no ha sido la primera en hacer de su nombre una marca registrada para protegerlo o sacarle algún beneficio económico, como es lo habitual. 

Taylor Swift, por ejemplo, ha solicitado registrar su nombre para más de 60 usos distintos, incluyendo las frases de sus canciones. Poco tiempo atrás, además, la cantante australiana Kylie Minogue y la diseñadora y modelo Kylie Jenner se enfrentaron en una batalla legal para ver quién podía hacer un negocio con su nombre, contienda que terminó ganando la primera. 

Jay-Z y Beyoncé también son parte de este grupo, además de sus tres hijos: Blue Ivy, Rumi y Sir. Lo mismo ocurre con David y Victoria Beckham y sus cuatro herederos, además de la socialité Paris Hilton y el rapero 50 Cent.


💬Ver 0 comentarios