Krystal Badillo se graduó de enfermería en febrero. (horizontal-x3)
Krystal Badillo se graduó de enfermería en febrero. (Luis Alcalá del Olmo)

Graduada de enfermería, a Krystal Badillo, la representante del pueblo de Canóvanas en Miss Universe Puerto Rico, le gustaría convertirse en delegada del fútbol femenino en la isla, deporte que practica. Este deseo es parte de sus propuestas si gana el certamen nacional el 20 de septiembre en el Centro de Bellas Artes de Santurce.

“En Puerto Rico al deporte femenino, especialmente al fútbol, no se le da tanta importancia como al de los hombres, lo vemos con el equipo nacional femenino, y me gustaría ser portavoz de todas esas muchachas que practican este deporte. Eso es parte del proceso al que quiero llegar. Luchar por eso”, afirmó la joven de 22 años y 5’7” de estatura.

Krystal, quien posee un rostro muy dulce al igual que su trato, señala que su cuerpo es el de una deportista.

“Para mí el participar en un certamen es algo nuevo, completamente diferente para mí, porque nunca había participado en un concurso de belleza. Aunque estoy complacida con mi cuerpo de jugadora de soccer, que formé durante los cuatro años que estudié becada por la Universidad Metropolitana UMET, y porque siempre he sido deportista, no tenga el típico cuerpo de una modelo de pasarela, estoy haciendo un esfuerzo para modificarlo”.

La joven se graduó de enfermería en febrero, meses después de lo previsto, debido al paso del huracán María, y está en el proceso de solicitar su práctica el año antes de examinarse para la reválida, en el hospital de niños San Jorge de Santurce, el cual visitó recientemente junto a sus compañeras.

“Practiqué en ese hospital en el grado 12 porque sabía que iba a ser enfermera, pero la beca me exigía practicar el soccer tres veces al día. Me gustaría quedarme en Puerto Rico para ayudar con la economía y la salud”.

La joven de ojos color avellana, indica que los niños son su debilidad. “Uno llega a un hospital como el San Jorge pensando ‘estos niños, cuánto deben estar sufriendo’ y cuando los miras ellos están tan contentos que te impregnan de energía y alegría”.

De sus compañeras mencionó que según las ha ido conociendo ha descubierto que cualquier participante puede ganar la corona.

“Lo que me gusta del concurso es que aunque la gente piensa que entre las muchachas hay rivalidad es todo lo contrario, estamos todos los sábados y domingos juntas desde las 9:00 de la mañana hasta las 6:00 de la tarde y nos hemos hecho bien amigas y nos ayudamos en un buen ambiente. Estoy orgullosa y feliz de estar aquí, es una experiencia única y me siento orgullosa de haber crecido como persona, aunque todavía siento que me falta”, cerró diciendo la candidata quien busca aprender un tercer o incluso cuarto idioma y viajar para aprender más a fondo sobre otras culturas.


💬Ver 0 comentarios